INSEGURIDAD EMOCIONAL

 

Bajo este epígrafe podemos encontrar todo un conjunto de trastornos psicológicos en los que la inseguridad es una característica típica. La inseguridad se trata de una emoción y, como todas las emociones, puede definirse por medio de los tres sistemas de respuestas del individuo: los pensamientos, las sensaciones fisiológicas y la respuesta motora.

Antes de tratar de describir la inseguridad hay que resaltar que manifestar una conducta insegura no implica necesariamente que la persona tenga un problema o trastorno psicológico. Ello va a depender de varios aspectos fundamentales como la frecuencia de aparición (esporádico o permanente), la intensidad (desde una leve sensación de malestar hasta una incapacidad absoluta), los ámbitos en los que aparece (puede ocurrir de manera puntual en una determinada situación o afectar a todos los ámbitos de la persona; social, laboral, personal, familiar y de pareja). Para resumirlo podemos concluir que la inseguridad habría que tratarla cuando interfiere en la adaptación de la persona y su medio, es decir, cuando le dificulta o le impide ser feliz.

La inseguridad podemos definirla como una emoción que se caracteriza por sensaciones de malestar, nerviosismo y miedo que aparecen en  determinadas situaciones, reales o imaginarias,  que la persona piensa que no podrá manejar adecuadamente (pensamientos del tipo “no voy a poder”, “va a salir mal”, “no sabré hacerlo bien”, “voy a quedar fatal”, etc.). Esto le llevará a evitar enfrentarse a la situación (desde evitar tomar decisiones hasta evitar responder de algún modo),  o a enfrentarse de manera parcial (por el poco convencimiento que tiene de poder afrontarlo). Como consecuencia se mantendrá el temor  y se confirmarán sus propios pensamientos de incapacidad.

Si bien el comportamiento inseguro no es el mejor modo de responder, hay que considerar que es totalmente comprensible cuando nos encontramos en situaciones de peligro: Por ejemplo, si estamos retenidos en un banco durante un atraco es fácil que nos sintamos inseguros y es una reacción ajustada a la situación. Por otro lado, también es común que aparezca cierto nivel de inseguridad cuando la situación implica una respuesta que desconocemos. Por ejemplo, en caso de tener que dar una conferencia sobre aplicaciones matemáticas en la solución de ecuaciones de quinto grado y a duras penas sabemos multiplicar.

Por tanto el tratamiento y el modo de enfrentarnos al problema de la inseguridad es diferente en función del caso concreto y habrá que realizar previamente una buena evaluación para decidir si la persona tiene recursos pero sus pensamientos irracionales están desencadenando la respuesta de miedo e inseguridad, o bien sus pensamientos son  lógicos pero no sabe responder de manera adecuada.

Muchas veces a pesar de que la persona tiene recursos suficientes para solventar los problemas de manera eficaz, mantiene unas expectativas demasiado estrictas que harán que el resultado no sea el esperado y como consecuencia surjan inseguridades en sucesivas ocasiones. Expectativas poco realistas del tipo: “tengo que hacerlo todo de manera perfecta”, “no puedo cometer ningún error”, “hay que saber enfrentarse a todos los problemas”, “soy un completo desastre si no tengo la respuesta adecuada”, “tengo que hacer y decir lo que los demás quieren”.

Insistimos en que la inseguridad es un concepto muy amplio y general, siendo los casos más comunes en nuestro trabajo en terapia la inseguridad referida a la relación con los demás, problemas relacionados con la ansiedad y los miedos (fobias, estrés, obsesiones...), problemas de pareja (celos y temor al abandono), problemas relacionados con la educación de los hijos (temor a ser malos padres), déficits de autoestima y problemas de asertividad, trastornos sexuales, problemas laborales y de solución de problemas, tratamientos en enfermedades crónicas o graves.

El tratamiento depende siempre del caso concreto y si bien existen factores biológicos relacionados con la personalidad que apuntan que existen personas que tienen más tendencia que otras a desarrollar comportamientos de tipo inseguro, se trata de una problema que responde bien al tratamiento breve cognitivo-conductual (basado en las teorías científicas sobre el aprendizaje y la modificación de conducta) mediante las que conseguimos reducir y eliminar el malestar asociado a la inseguridad y aprender conductas complementarias de seguridad y autoconfianza.

Recomienda
Expertos en Inseguridad
Tenemos 75 preguntas y respuestas relacionadas con Inseguridad
¿Tienes dudas de salud?

200 / 200

El número mínimo de carácteres para publicar són 15

Recuerda
  • Se breve y claro
  • Tu pregunta será anónima.
  • Contacta directamente con tu médico en caso de urgencia.