¿Qué es la Anafilaxia?

Desde el punto de vista alergológico, la anafilaxia es la reacción alérgica más grave que puede padecer un paciente, además, suele ser, de instauración muy rápida y desde luego,  potencialmente mortal.  Su prevalencia va en aumento en la población española. Es una patología de obligado estudio, por parte del Especialista en Alergia y, además, de forma preferente.

La necesidad del estudio alergológico, lo antes posible, se debe al hecho de determinar la causa de la misma, si es posible, para poder evitarlo y sobre todo dar al paciente la educación adecuada para que sepa que hacer si se repiten nuevos episodios.

El diagnóstico de anafilaxia no es fácil, a veces se confunden los síntomas y esto puede complicar el tratamiento más adecuado.

La anafilaxia suele caracterizarse por síntomas sobre todo cutáneos, como son eritema (rojeces) prurito (picores) generalizado, urticaria (ronchas) y angioedema (hinchazón de partes blandas como puede ser párpados o labios), también se suele acompañar de síntomas a otros niveles como gastrointestinal (náuseas, vómitos, dolor abdominal, diarrea etc.), respiratorio (disnea o dificultad para respirar, sibilancias o pitidos en el pecho, tos, opresión del pecho), cardiovascular (bajada de tensión con mareo, sensación de taquicardia o que el corazón va muy rápido, dolor torácico, pérdida de conocimiento), también pueden tener sensación de “muerte inminente”, nerviosismo, etc.

Las causas de la anafilaxia pueden ser muy variadas como alimentos, medicamentos, picadura de himenópteros (abejas y avispas). La causa más frecuente depende de la edad, en niños son los alimentos y en adultos los medicamentos.

Los alimentos que producen anafilaxia con más frecuencia en niños son el huevo, leche, frutos secos, pescados y mariscos, por este orden, en adultos sería con frutas, frutos secos, mariscos y pescados.

Si el paciente es atópico (predisposición  a la alergia) el riesgo de la anafilaxia aumenta. Los niños muy pequeños suelen tener decaimiento y llanto incontrolable. Cuando el paciente es asmático, no es infrecuente que la anafilaxia se inicie con síntomas de tos, ronquera, sibilancias (pitidos en el pecho) y disnea (dificultad para respirar).

Cuando un paciente es diagnosticado de una anafilaxia, la primera medida es la educación del paciente, debe conocer cual es el alérgeno responsable, si existen reactividades cruzada entre distintos alérgenos (si eres alérgico a uno de un grupo, puedes ser a los demás, por ejemplo las leguminosas..  Si eres alérgico a  la lenteja, cacahuete y garbanzo, también debes evitar habas, guisantes, soja, etc. El paciente debe saber como evitar la causa de su anafilaxia. No solo debe estar informado el paciente, también los familiares deben tener la información pertinente.

Todos los pacientes que hayan sufrido una anafilaxia  deben llevar siempre consigo el auto-inyector de adrenalina. Tanto los pacientes como sus familiares deben ser entrenados en la utilización de este dispositivo y debería practicar su uso. Es importante que sepan reconocer los síntomas  y que hacer  en situaciones de emergencia. La rapidez en la administración de adrenalina puede ser decisiva a la hora de salvar la vida del paciente. No obstante, con posterioridad a la administración de adrenalina con el auto-inyector, siempre tendrán que acudir a un centro de urgencias médicas, donde se les pueda administras más medicación si es necesario y permanecer en observación el tiempo que los médicos crean necesario.

Recomienda
Expertos en Anafilaxia
Tenemos 17 preguntas y respuestas relacionadas con Anafilaxia
¿Tienes dudas de salud?

200 / 200

El número mínimo de carácteres para publicar són 15

Recuerda
  • Se breve y claro
  • Tu pregunta será anónima.
  • Contacta directamente con tu médico en caso de urgencia.