Enfermedades y alteraciones: Espondiloartrosis. Síntomas, causas y tratamientos de Espondiloartrosis

¿Qué es la espondiloartrosis?

El término de espondiloartrosis deriva del griego: espondylos (vértebra), arthros (articulación) y osis (crecimiento anormal). Se utiliza para designarlos procesos degenerativos de las articulaciones de la columna vertebral que frecuentemente, pero no siempre están asociados al envejecimiento. La columna vertebral o raquis se subdivide en tres segmentos móviles que, en sentido descendente, son el cervical, el dorsal y el lumbar (figura 1), además de dos segmentos fijos, el sacro y el cóccix. Para designar la parte del raquis afectada por la artrosis se añade al término espondiloartrosis el nombre de dicho segmento. Podemos poner como ejemplo el de la región lumbar: espondiloartrosis lumbar.

Las vértebras se articulan mediante varias estructuras. El disco intervertebral une los cuerpos.

La frecuencia de la espondiloartrosis es difícil de establecer, pero las autopsias objetivan lesiones degenerativas en la columna vertebral en alrededor del 80% de los hombres y del 70% de las mujeres de más de 50 años. En los estudios de imagen (radiografías, tomografía computarizada y resonancia magnética), existe un paralelismo entre frecuencia e intensidad de los cambios artrósicos y la edad. Mediante resonancia magnética se han encontrado signos de degeneración discal en un tercio de los adolescentes entre 15 y 18 años.

La causa de la espondiloartrosis es multifactorial. En su desarrollo, más del 50% de la influencia es ejercida por factores genéticos, seguidos de condicionantes biomecánicos como trabajos pesados con cargas superiores al 10% del peso corporal, tareas con flexión del tronco hacia delante, traumatismos, curvaturas anormales de la columna vertebral de origen genético o adquirido, conducción de vehículos durante muchas horas diarias, factores hormonales y enfermedades metabólicas y sistémicas. Los mecanismos por los que dichos factores contribuyen al deterioro de los discos, de las superficies de las vértebras adyacentes a dichos discos (plataformas epifisarias) y de las articulaciones interapofisarias, exceden de la finalidad de esta breve nota. En la figura 3 se representa esquemáticamente el desarrollo de los cambios artrósicos en una columna vertebral.

Las principales manifestaciones clínicas de la espondiloartrosis son el dolor y la rigidez en el segmento afectado. Los músculos, los ligamentos, la parte posterior del anillo discal, las meninges que recubren tanto el interior del canal medular como los primeros milímetros de las raíces nerviosas que emergen por los agujeros de conjunción, son las estructuras más sensibles a la irritación y potencial origen del dolor. Hemos de tener siempre presente que los síntomas no son proporcionales a los hallazgos radiográficos. Así, podemos encontrarnos columnas con importantes cambios degenerativos y escasos síntomas. Por ello, las radiografías simples tienen un valor limitado en el diagnóstico. Incluso la tomografía computarizada y la resonancia magnética no siempre aportan datos inequívocos a los que pueda atribuirse el origen del dolor. Los análisis de laboratorio sirven para excluir datos de inflamación o valorar otras enfermedades coexistentes, pero no existen parámetros que midan de forma específica el deterioro del hueso o cartílago en la columna vertebral.

La valoración de los enfermos con síntomas referidos a la región cervical, dorsal y lumbar debe hacerse de forma cuidadosa, y tanto la anamnesis como la exploración son de gran importancia. Las prominencias óseas (osteofitos) que se dirigen hacia la parte posterolateral de los cuerpos vertebrales pueden comprometer las raíces nerviosas y provocar dolor irradiado (al brazo, antebrazo o mano si ocurren en el segmento cervical o a los miembros inferiores si se presentan en la columna lumbar). La cualidad del dolor y las maniobras desencadenantes o agravantes del mismo son muy importantes para la correcta orientación del paciente. Los especialistas más familiarizados con la espondiloartrosis son los reumatólogos junto con los cirujanos ortopédicos (traumatólogos) y los médicos rehabilitadores. Será el médico quien aconseje las medidas de higiene postural y laboral así como los fármacos, fisioterapia y dispositivos ortopédicos que sean adecuados en cada caso para conseguir la mejor calidad de vida posible.

Recomienda
Expertos en Espondiloartrosis
Tenemos 75 preguntas y respuestas relacionadas con Espondiloartrosis