Descripción Vitamina C

La vitamina C o ácido ascórbico o antiscorbútica, es un antioxidante que protege al organismo contra la oxidación celular y es un cofactor de diferentes reacciones enzimáticas vitales.  En humanos no se crea la vitamina C, por lo tanto es necesaria su ingesta tanto pura, como aditivo alimentario para prevenir el escorbuto, de ahí su nombre antiescorbútica.

Propiedades de la vitamina C

La vitamina C es esencial la formación del colágeno y ayuda al mantenimiento de la integridad de las sustancias tanto como para la piel (tejido conjuntivo), el tejido interno de los huesos, como para la dentina de los dientes.  Es necesaria para la cicatrización de las heridas así como la recuperación de las heridas tras las quemaduras.  Es un potente agente reductor y es metabolizada fácilmente por el organismo. Evita enfermedades degenerativas como la enfermedad de Alzheimer, el cáncer y la arterioesclerosis.  Favorece que no se dé el envejecimiento prematuro por proteger los vasos sanguíneos así como facilitar la absorción de otras vitaminas y minerales. La vitamina C no previene la gripe ni refuerza el sistema inmunológico, más bien un exceso de vitamina C como suplementos de esta vitamina son poco recomendables ya que un consumo excesivo puede provocar alteraciones gastrointestinales como la úlcera, por ejemplo.


Efectos sobre el cuerpo humano

Ayuda al desarrollo de hueso y cartílago, así como el desarrollo de encías y dientes. También a la absorción del hierro (Fe), al crecimiento y la reparación del tejido conectivo normal, que se traduce en una piel más suave, a la producción de colágeno (que actúa como cofactor en la hidroxilación de  dos aminoácidos –la prolina y la lisina- para cicatrizar eficientemente las heridas y la metabolización de las grasas.


Síntomas y signos por la deficiencia de vitamina C

La deficiencia grave produce el escorbuto que es una enfermedad aguda grave o crónica que se caracteriza por la presencia de hemorragias (generalmente en las encías) y la dentina anómala.  Están precedidos por el cansancio, debilidad, irritabilidad, mialgias y artralgias (dolores en los músculos y en las articulaciones) de forma inespecífica.  Se producen múltiples hemorragias, se ven las encías edematosas (hinchadas) y de color púrpura y que sangran con facilidad.  Posteriormente se observan infecciones bacterianas con la consecuencia de la pérdida de los dientes.  Las cicatrices de las antiguas se abren y las nuevas no llegan a cicatrizarse y pueden haber petequias (pequeños coágulos de sangre) abundantes y equimosis (morados) en las extremidades inferiores.

Otros síntomas y signos son la hemorragia conjuntival, la neuropatía femoral, oliguria (que orina muy poco) edema de las extremidades inferiores, la alteración y la reactivación vascular y artritis que simula la artritis reumatoide.


Diagnóstico de la deficiencia de vitamina C

El escorbuto en adultos debe diferenciarse de la gingivitis, las enfermedades hemorrágicas y la artritis. Ayudan al diagnóstico las hemorragias en otras localizaciones junto con las encías que sangran.

Recomienda
Tenemos 22 preguntas y respuestas relacionadas con Vitamina C
¿Tienes dudas de salud?

200 / 200

El número mínimo de carácteres para publicar són 15

Recuerda
  • Se breve y claro
  • Tu pregunta será anónima.
  • Contacta directamente con tu médico en caso de urgencia.