Descripción Shock (presión arterial gravemente baja)

Presión sanguínea demasiado baja para mantener las funciones vitales. El shock se puede producir por estas causas: hemorragia, deshidratación, fallo cardíaco, infección generalizada (sepsis), trauma grave, reacción alérgica grave (anafilaxia), o trauma espinal

Síntomas Shock (presión arterial gravemente baja)

Ansiedad, agitación, confusión, piel húmeda y fría, producción baja o nula de orina, labios y uñas azules, mareo, sudoración profusa, pulso rápido y débil, respiración superficial, coma

Tratamientos Shock (presión arterial gravemente baja)

El tratamiento se centra en solucionar la causa del shock y en aumentar la presión sanguínea. Para ello se emplean: fluidos intravenosos, medicamentos hipertensores y/o transfusiones sanguíneas.

Pruebas diagnósticas Shock (presión arterial gravemente baja)

Pruebas diagnósticas: Se realiza un examen físico y una revisión de la historia clínica. Se realizan pruebas para detectar la causa del shock. Pruebas: Conteo sanguíneo completo (CSC), panel metabólico completo (CMP), escáner de TC, EKG, examen de Troponina, análisis de orina y radiografía. Pruebas adicionales que pueden ser necesarias: Cultivos de sangre y de orina. Especialidades: Medicina de Cuidados Intensivos
Recomienda
Tenemos 26 preguntas y respuestas relacionadas con Shock (presión arterial gravemente baja)
¿Tienes dudas de salud?

200 / 200

El número mínimo de carácteres para publicar són 15

Recuerda
  • Se breve y claro
  • Tu pregunta será anónima.
  • Contacta directamente con tu médico en caso de urgencia.