Descripción Varicela

La varicela es una enfermedad vírica producida por el virus de la varicela. Es muy contagiosa y era mucho más común antes de que apareciera la vacuna de la varicela. En la mayoría de los casos es un trastorno leve pero puede ser muy grave en los niños, los sujetos con sistemas inmunes debilitados, las mujeres embarazadas, personas con eccemas y en los adultos de más edad. Raramente la infección puede producir neumonía o inflamación en el cerebro (encefalitis). Aquellos pacientes que tengan un mayor riesgo deben evitar la exposición a cualquiera del que se sospeche que padece la varicela. Una vez que un sujeto ha sufrido la varicela, el virus permanece durmiente en el cuerpo y puede reaparecer más tarde como culebrillas.

Síntomas Varicela

Aparece fiebre, dolor de cabeza, dolor de estómago y disminución del apetito un día o dos antes de que se desarrollen las erupciones. Las erupciones consisten en pequeños bultos rojos y ampollas llenas de fluido. Los sarpullidos comienzan en el cuero cabelludo, la cara y el tronco y se trasladan a los brazos y piernas. Normalmente produce una gran comezón. Tras un par de días las ampollas formarán una costra. Las ampollas también pueden aparecer en la boca, la vagina y los párpados. Raramente los pacientes pueden experimentar tos, falta de aire, o dolores de cabeza severos y confusión.

Tratamientos Varicela

La mayoría de los casos sólo requieren cuidados de la piel. Mantener la piel limpia con jabón suave y agua. Tratar de no rascarse. Los baños de avena y las lociones tópicas pueden ayudar a aliviar el picor. Los antihistamínicos orales pueden ayudar. Las uñas deben mantenerse cortas para prevenir las cicatrices producidas por rascarse. Se prescriben medicamentos antivirales que deberían comenzar a utilizarse en las 24 horas siguientes a la aparición de sarpullidos. Estos medicamentos están recomendados en aquellos grupos con riesgo de sufrir infecciones más serias, y en casos donde se sospeche neumonía o encefalitis. No suministrar aspirinas a los niños, ya que se han asociado con la aparición del síndrome de Reyes. Todos los niños deberían ser vacunados de la varicela. La vacuna disminuye drásticamente el riesgo de contraer la varicela y las culebrillas en etapas posteriores de la vida.

Pruebas diagnósticas Varicela

Pruebas diagnósticas: Se realizará un examen físico y una revisión de la historia clínica. Normalmente la varicela se diagnostica en base a los clásicos sarpullidos y otros síntomas. Los análisis de sangre, y las pruebas para las propias ampollas de la varicela pueden identificar el virus de forma positiva pero rara vez son necesarias. Especialidades: medicina de familia, medicina de las enfermedades infecciosas, medicina interna, medicina pediátrica de las enfermedades infecciosas y pediatría.
Recomienda
Tenemos 25 preguntas y respuestas relacionadas con Varicela
¿Tienes dudas de salud?

200 / 200

El número mínimo de carácteres para publicar són 15

Recuerda
  • Se breve y claro
  • Tu pregunta será anónima.
  • Contacta directamente con tu médico en caso de urgencia.
Enfermedades y alteraciones