Descripción Dieta mediterránea

La dieta mediterránea es la forma de alimentación que desde hace siglos mantienen clásicamente los pueblos del mas Mediterráneo. Se mantiene incluso que es un estilo de vida que respeta las tradiciones culinarias de cada lugar y se basa en la agricultura local. Típicamente se combina con ejercicio físico moderado regular al aire libre, favorecido por el clima benigno de esta área geográfica, lo que acaba haciendo de ella un modelo de vida saludable. Lamentablemente, esta tradición se ha perdido bastante  hoy en día, a pesar de que sigue siendo referencia en muchas localidades y un estandarte de la cultura de estos pueblos bañados por el mar Mediterráneo.

Cada uno de los países que forman parte de esta región aporta sus peculiaridades y especialidades a esta dieta, lo que acaba dando una gran variedad de recetas en la dieta mediterránea. Se basa en:

  • El uso de aceite de oliva como principal fuente de grasa y condimento natural.
  • Alimentos ricos en fibra como frutas, verduras, legumbres y hortalizas. Siendo las ensaladas uno de los principales platos de esta dieta, que normalmente están presentes en todas las comidas. En general, el consumo de frutas debería ser de unas 3-4 piezas de fruta al día.
  • Preparaciones de los alimentos suelen ser crudos, hervidos o asados.
  • Hay un gran consumo de pasta, arroz y pan fresco.
  • Poco consumo de alimentos ricos en proteínas, como la carne roja; aunque el pescado también se consume con frecuencia (al poseer una gran fuente de pesca en mismo mar).
  • Gran uso de productos como el ajo y la cebolla, así como hierbas y especies aromáticas, que pueden sustituir a la sal en muchos platos.
  • Gran utilización de vinagres y cítricos para el condimento de ensaladas.
  • Consumo de vino en las principales comidas, siempre en cantidad moderada (una copa de vino).

En todo caso, los productos utilizados suelen ser frescos y en general han pasado por el mínimo tratamiento industrial. Por lo tanto se trata de una dieta equilibrada, de hecho a diferencia de muchas otras dietas, no implica la deficiencia de ningún metabolito esencial para nuestro cuerpo. Hay mucha gente que sigue una dieta mediterránea para adelgazar, puesto que implica un contenido en grasas muy bajo.

Se ha demostrado que mantener una dieta y vida mediterránea, protege contra enfermedades cardiovasculares y algunos cánceres, así que seguir una dieta mediterránea aporta beneficios a largo y corto plazo.

Un menú de dieta mediterránea incluiría:

  • Desayuno: café / té con tostadas integrales y jamón dulce y un poco de aceite. Cereales o piezas de fruta
  • Almuerzo: una pieza de fruta, zumos o yogur natural.
  • Comida: ensalada variada al gusto de cada uno. Filete de gallo a la plancha.
  • Merienda: café / té, zumos, batidos o frutas.
  • Cena: verduras cocidas (judías verdes, alcachofas, acelgas etc.). Una pieza de fruta de postre.

Puede encontrar ejemplos de dietas mediterráneas semanales en libros especializados de cocina, que le aportarán más ideas.

 

Recomienda
Expertos en Dieta mediterránea
Tenemos 17 preguntas y respuestas relacionadas con Dieta mediterránea
¿Tienes dudas de salud?

200 / 200

El número mínimo de carácteres para publicar són 15

Recuerda
  • Se breve y claro
  • Tu pregunta será anónima.
  • Contacta directamente con tu médico en caso de urgencia.