ESQUIZOFRENIA PARANOIDE

La esquizofrenia es uno de los trastornos psicológicos de mayor complejidad. Se engloba dentro de los llamados trastornos psicóticos y se caracterizan de manera general por comportamientos inusuales, llamativos y extraños.

En las personas que la padecen pueden verse afectadas todas las funciones de las que dependen a diario como la capacidad de razonamiento, la percepción, las emociones, el lenguaje y la conducta en general. Se trata de un trastorno que por lo general se cronifica y tiene una prevalencia en nuestro país de aproximadamente el 1%, es decir, una persona de cada cien presenta el trastorno y normalmente se inicia en la edad adulta.

La esquizofrenia es un trastorno muy heterogéneo, existen distintos tipos y la más conocida es la esquizofrenia de tipo paranoide muchas veces denominada “locura”. A continuación describiremos sus características, pero antes me gustaría resaltar que a pesar de estar muy estigmatizada no se trata de una enfermedad peligrosa para la sociedad aunque cuando se producen casos de agresiones o ataques a manos de un paciente exista una gran difusión y relevancia, pero estos sucesos son minoritarios ya que la mayoría de los delitos graves son cometidos por personas que no presentan este tipo de trastorno.

Por lo general, la persona que la padece tiene momentos en los que los síntomas se encuentran con menor fuerza y llega un momento en que adquiere su máxima expresión durante un período de tiempo más o menos breve produciéndose el “brote psicótico” y tras éste la persona recupera su funcionamiento aunque suele acompañarse de secuelas y deterioro en el funcionamiento general.

La esquizofrenia paranoide se caracteriza por:

  • Delirios o ideas delirantes: son creencias irracionales que la persona mantiene como correctas. Son difíciles de corregir ya que el grado de creencia es muy elevado. Todos podemos tener pensamientos incorrectos, pero la diferencia con los delirios es que estos influyen en mayor medida, son más extraños ya que no se basan en pruebas objetivas de la realidad y generan altos niveles de preocupación.

Los más comunes son los delirios de grandeza, en los que la persona cree que tiene algún poder especial que le hace superior a los demás  y los delirios de persecución, en los que la persona se siente perseguida, estafada o atacada por alguien. Existen otros menos habituales como por ejemplo:

  • Delirio nihilista: es la creencia falsa de que uno, los otros o el mundo no existen o se van a acabar.
  • Delirio de ruina: creencia falsa de que está arruinado o va a ser privado de todas sus posesiones.
  • Delirio erotomaníaco o síndrome de Clerambault: es la falsa creencia de que alguien está profundamente enamorado de uno.
  • Delirio de referencia: es la creencia falsa de que los otros, los eventos o los objetos se refieren a uno mismo.
  • Delirio de envenenamiento: falsa creencia de que alguien nos está envenenando.
  • Delirio de Cotard: creencia falsa de haberlo perdido todo, incluso algún órgano interno.
  • Delirio de filiación: falsa creencia de ser descendiente de una familia de alto nivel.
  • Delirio heautoscópico: falsa creencia de que se tiene un doble.
  • Síndrome de Capgras: creencia falsa de que los familiares han sido suplantados por otras personas.
  • Síndrome de Fregoli: creencia falsa de que una persona familiar se disfraza de otro.
  • Delirio de control: creencia falsa de que la voluntad, los pensamientos y los sentimientos propios son controlados por fuerzas extrañas.
  • Alucinaciones: se trata de percepciones sensoriales sin objeto, es decir, vemos u oímos algo que en realidad no existe.

Muchas personas en algún momento determinado cree ver u oír algo que no está presente y es completamente normal. Sin embargo, para las personas con esquizofrenia paranoide se trata de percepciones muy reales que ocurren de manera regular.

Las alucinaciones pueden implicar cualquiera de los cinco sentidos, pero en este tipo de trastorno las más habituales son las alucinaciones auditivas en las que otra voz comenta la actuación de la propia persona, profiere insultos o amenazas.

  • Disfunción laboral o social: durante una parte significativa del tiempo desde el inicio de la alteración, una o más áreas importantes de actividad,como el trabajo, las relaciones interpersonales o el cuidado de uno mismo, están claramente por debajo del nivel previo al inicio del trastorno.
     
  • Duración: los signos continuos de la alteración persisten durante al menos 6 meses.
     
  • El trastorno no es debido a efectos directos de alguna sustancia, droga o medicamento ni enfermedad médica.

Las causas de la esquizofrenia paranoide son múltiples, desde factores genéticos (entre los que destacarían múltiples genes), biológicos (como por ejemplo, infecciones virales durante el embarazo, elevados niveles de dopamina, serotonina, y alteraciones en la estructura cerebral ventricular) y psicosociales (como el estrés y las emociones intensas). Por ello el tratamiento de la esquizofrenia es multidisciplinar, con una duración mayor que en el resto de los trastornos y donde se combinan:

  • Tratamiento farmacológico: se utilizan tranquilizantes mayores para reducir las alucinaciones y mantener en niveles normales la ansiedad producida por las creencias delirantes.
     
  • Intervención social: siempre va a depender del tipo de necesidades que presente el paciente. Existen ayudas desde laborales, económicas y distintos grados de internamiento en caso que sea necesario. El objetivo es favorecer y fomentar el adecuado funcionamiento social, laboral, académico y personal.
     
  • Tratamiento psicológico: la terapia de tipo cognitivo conductual ha demostrado sus beneficios en este tipo de trastorno y a pesar de tener unas características tan llamativas, es el tipo de esquizofrenia donde encontramos las mayores tasas de recuperación. El tratamiento entre otros aspectos trata de enseñar a la persona y a sus familiares a conocer y manejar el trastorno, aprender a identificar los síntomas, entrenar en habilidades sociales y autoestima, favorecer las habilidades de autocontrol emocional y reducción de estrés, entrenar en la  prevención de recaídas, el mantenimiento de un estilo de vida saludable y poder llevar una vida de manera independiente solucionando también otros posibles problemas asociados a la enfermedad como problemas de ansiedad, depresión, consumo de sustancias, problemas familiares o de pareja y problemas de conducta.
Recomienda
Expertos en Esquizofrenia paranoide
Tenemos 13 preguntas y respuestas relacionadas con Esquizofrenia paranoide
¿Tienes dudas de salud?

200 / 200

El número mínimo de carácteres para publicar són 15

Recuerda
  • Se breve y claro
  • Tu pregunta será anónima.
  • Contacta directamente con tu médico en caso de urgencia.
Enfermedades y alteraciones