¿Qué es el neuroma de Morton?

 

Introducción y concepto

El neuroma de Morton es una causa de dolor en la región metatarsiana del pie. Fue descrito inicialmente por Durlacher en 1845 y posteriormente por Thomas Morton (1876). En sentido estricto, la metatarsalgia de Morton es la desencadenada por un neuroma interdigital (neuroma plantar) en el antepié (figura 1). Los neuromas son tumoraciones benignas de un nervio embebidas en un tejido conjuntivo fibroso y cuyo principal origen suele ser un proceso irritativo local.

Epidemiología

Los neuromas de Morton son unas 4-6 veces más frecuentes en las mujeres, con mayor prevalencia entre los 20 y los 50 años.En estudios de imagen (ecografía o resonancia magnética), se pueden visualizar en casi el 30% de las mujeres de mediana edad.La probabilidad de que seansintomáticos se incrementa notablemente cuando su diámetro transversal sobrepasa los 5 mm.Sólo un 10% de los pacientes tienen neuromas de Morton en ambos pies.

 

Causas.

El mecanismo habitualmente implicado en el desarrollo de los neuromas de Morton es la irritación por compresión del nervio interdigital entre las cabezas metatarsianas. Esta situación se favorece con el uso de zapatos de horma estrecha (figura 2), sobre todo si poseen un tacón alto. Contribuyen también las deformidadescomo pies planos ohalluxvalgus –juanetes-, las insuficiencias musculares, los traumatismos de repetición en deportes como fútbol o montañismo, que favorecen la compresión de los nervios interdigitales. Cerca del 75% de los neuromas de Morton se ubica entre el tercer y el cuarto metatarsianos, es mucho menos habitual entre el segundo y tercer metatarsianos (<20% de los casos) y es raro en otras localizaciones.

Manifestaciones clínicas:

Los síntomas suelen instaurarse de manera gradual. En un principio sólo se desencadena dolor con el empleo de calzado de horma estrecha, tras periodos de bipedestación prolongada, al correr o al bailar y, sobre todo, durante y después de realizar largas caminatas. Luego, el dolor sehace más persistente y llega a prolongarse horas o días, aumentando con la carga (bipedestación) y con la deambulación. No es infrecuente la sensación de tener un cuerpo extraño en la base de los dedos y puede ser disestésico (urente o a modo de descargas eléctricas). El dolor se intensifica según el zapato utilizado, aliviando al descalzarse y masajear el espacio interdigital.Su distribución está reflejada en la figura 3, siendo el antepié la región más afectada e irradiándose a la base de los dedos. 

En la tercera parte de los enfermos, la exploración física es normal. Sin embargo, pero en la mayoría, al comprimir las cabezas metatarsianas con una mano al tiempo que con el pulgar e índice de la otra se fija el espacio interdigitaldonde el paciente localiza el dolor, éste hace bruscamente más intenso. La flexión activa o pasiva de los dedos suele empeorar los síntomas. La compresión transversal del pie puede provocar un agravamiento del dolor al tiempo que se escucha un clic que refleja el movimiento del neuroma.

 

Diagnóstico:

El diagnóstico diferencial debe establecerse con otras causas de dolor en la porción anterior del pie y ello incluye, entre otros procesos, las bursitisintermetatarsianas y  submetatarsianas, las inflamaciones de los tendones flexores o extensores de los dedos, las artropatías metatarsofalángicas, las fracturas por insuficiencia de los metatarsianos y dolor referido desde otras localizaciones.

El diagnóstico del neuroma de Mortonse sospecha por la clínica y los datos de la exploración y se confirma mediante técnicas de diagnóstico por la imagen, fundamentalmente la resonancia magnética y la ecografía (figura 4). La ecografía de alta resolución permite detectar neuromas menores de 5 mm. Sólo se considera relevante el diagnóstico de neuroma mediante resonancia cuando el diámetro transverso es mayor ó igual a 5 mm y se correlaciona con la clínica.

 

Tratamiento.

El tratamiento es inicialmente conservador e incluye el uso de un calzado de horma ancha, con tacones inferiores a 3 cm, así como el empleo de un almohadillado metatarsal o de plantillas ortopédicas a medida que descarguen las metatarsofalángicas. Estas simples medidas mejoran a más del 70% de los pacientes. Otra de las opciones terapéuticas es la infiltración local, preferiblemente guiada con ecografía, de un esteroide de depósito y anestésico (lidocaína, mepivacaína) sin asociar vasoconstrictor.  En casos refractarios puede recurrirse a la  neuroablación o neurólisis química, lo que se sigue de resolución en el 60-90% de las metatarsalgias por neuroma de Morton. En aquellos pacientes en los que no se consigan resultados satisfactorios con la infiltración ecoguiada o con la neuroablación, se recurre al tratamiento quirúrgico, bien a cielo abierto (figura 5) o bien por técnicas endoscópicas.

 

 

Recomienda
Tenemos 30 preguntas y respuestas relacionadas con Neuroma de Morton
¿Tienes dudas de salud?

200 / 200

El número mínimo de carácteres para publicar són 15

Recuerda
  • Se breve y claro
  • Tu pregunta será anónima.
  • Contacta directamente con tu médico en caso de urgencia.
 
Enfermedades y alteraciones