Enfermedades y alteraciones: Meningitis. Síntomas, causas y tratamientos de Meningitis

Descripción Meningitis

La meningitis es una inflamación aguda de las membranas protectoras que cubren el cerebro y la médula espinal, conocidas en su conjunto como meninges. La inflamación puede ser causada por un virus, bacteria u otros microorganismos, y menos comúnmente por ciertos medicamentos. El tipo de agente que causa las distintas tipologías de la enfermedad determina su clasificación: meningitis bacteriana, meningitis vírica, meningitis fúngica, meningitis parasitaria o meningitis no-infecciosa.  

La meningitis bacteriana más común entre los adultos es la meningitis causada por la bacteria Neisseria meningitis, que produce meningitis meningocócica y se distingue de la meningitis corriente porque ésta presenta erupciones petéquicas, así como puntos pequeños, irregulares y de color liláceo en el torso y las extremidades inferiores, en la palma de las manos y planta de los pies, y en membranas, como la conjuntiva del ojo; pero también se destaca la causada por el estreptococo pneumoniae (juntas son el 80% en adultos).  En niños, la meningitis más común es la causada por el grupo B de estreptococos (como, por ejemplo, Escherichia coli), o la Listeria monocytogenes. La meningitis vírica está causa por agentes como los enterovirus, el herpes virus simple tipo II, el virus de la varicela zoster, la parotiditis, el VIH o la coriomeningitis limfocítica. 

Síntomas Meningitis

En adultos, entre los síntomas más comunes de meningitis se destaca la tríada sintomática formada por dolor de cabeza severo, rigidez nucal (incapacidad de mover libremente la cabeza y aumento del tono muscular de los músculos del cuello) y fiebre alta repentina, que puede conllevar la alteración de estado de consciencia. Sin embargo, sólo se presentan en su totalidad en el 40-50% de los pacientes. Otros síntomas comúnmente asociados a la meningitis son la fotofobia (intolerancia hacia la luz intensa) y fonofobia (intolerancia hacia los sonidos intensos). De no ser tratada, la infección puede desencadenar sepsis (una respuesta inflamatoria sistémica de caída de presión, alto ritmo cardíaco, respiración rápida y temperatura extrema, alta o baja), coagulación intravascular diseminada y obstrucción de la circulación sanguínea. La inflamación de las meninges puede conllevar además aumento de la presión intracraneal e hinchazón del tejido cerebral. Para detectarlo, se puede evaluar el nivel de consciencia, la respuesta pupilar a la luz o la postura del paciente. Se pueden producir espasmos, afectación de los pares craneales, pérdida auditiva, encefalitis o vasculitis. 

Tratamientos Meningitis

El tratamiento preventivo de la enfermedad se hace mediante la vacuna, aparecida en la década de los 80 y que prácticamente erradicó el patógeno en los países que la aplicaron de forma sistemática a los niños recién nacidos. En casos clínicos agudos, es importante actuar con la máxima inmediatez posible. El tratamiento de elección son antibióticos, el más como la benzilpenicilina. Los esteroides pueden administrarse como tratamiento coadyuvante para remitir la pérdida auditiva y otros síntomas derivados de la inflamación generalizada. 

Pruebas diagnósticas Meningitis

Cuando un paciente presenta síntomas compatibles con la meningitis, la prueba diagnóstica de elección para confirmar es una punción lumbar, en la que se analiza el contenido del líquido cefalorraquídeo y se examina la presencia de patógenos.

Recomienda
Expertos en Meningitis
Tenemos 34 preguntas y respuestas relacionadas con Meningitis
¿Tienes dudas de salud?

200 / 200

El número mínimo de carácteres para publicar són 15

Recuerda
  • Se breve y claro
  • Tu pregunta será anónima.
  • Contacta directamente con tu médico en caso de urgencia.