LAS PESADILLAS

 

A pesar de ser un fenómeno recurrente que todos hemos sufrido alguna vez y después de múltiples investigaciones que se han realizado a lo largo de los años sobre los problemas del sueño, son pocos lo datos que nos arroja la ciencia sobre las pesadillas y sus posibles causas.

Existen tradiciones psicológicas como el psicoanálisis que otorgan a estos sueños revelaciones fundamentales sobre nuestro inconsciente y por tanto podrían servir como guía para comprender nuestro mundo emocional. Otros supuestos parten de la creencia de que nuestros sueños nos anticipan situaciones que vamos a experimentar en el futuro y basta con identificar nuestros sueños para ver en un catálogo lo que nos deparará la vida. Soñar que se caen los dientes o que morimos o que nos quedamos atrapados podría significar que vamos a recibir dinero, que debemos separarnos de nuestra pareja o que debemos comprar otra vivienda. Sin embargo, este no es un artículo para los amantes de la literatura fantástica o las pseudociencias. Vamos a tratar el fenómeno de las pesadillas desde la perspectiva científica y los estudios experimentales derivados de la psicología cognitivo-conductual.

Para muchos de nosotros la hora de dormir tras una jornada de trabajo o de estudio es un momento muy gratificante, conseguimos desconectar, descansar y recargar energía, pero hay personas que viven este momento con gran temor y ansiedad porque saben que no van a dormir tranquilos. Las pesadillas son un tipo de parasomnias y pertenecen a los trastornos del sueño. Son sueños de contenido aterrador acompañado de una alta actividad fisiológica relacionada con la ansiedad y que provoca que nos despertemos. Se calcula que un 20% de los niños las presentan y en adultos el porcentaje se sitúa entre el 5 y el 10%.

La mayoría de las personas las han experimentado alguna vez, pero cuando ocurre de manera puntual y no tiene mayor relevancia no podemos hablar de un trastorno relacionado con las pesadillas. Son varias las condiciones que tienen que darse:

  • Repetidos despertares durante el período de sueño y recuerdos vívidos cuyo contenido suele centrarse en amenazas para la supervivencia, seguridad o autoestima.
  • Ocurren durante el sueño REM (la segunda mitad del período de sueño). Momento en el que hay mayor actividad cerebral, movimientos de ojos rápidos y pérdida del tono muscular.
  • Al despertar de la pesadilla la persona recuerda lo soñado y se recupera rápidamente el estado de orientación y vigilia (a diferencia de los terrores nocturnos o el sonambulismo).
  • Las pesadillas o la alteración del sueño por los continuos despertares provocan malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.

Las teorías actuales sobre el contenido de los sueños indican que la activación de distintas zonas cerebrales como consecuencia de las ondas producidas durante el sueño generan imágenes, recuerdos recientes y remotos, preocupaciones o sucesos neutros que nuestro cerebro dota de significado. El azar, nuestra imaginación y la información que tenemos más activa  durante el día (como las preocupaciones, obsesiones, acontecimientos importantes de días siguientes: exámenes, citas, entrevistas de trabajo...etc) serían las responsables del contenido de nuestros sueños. Ante ellos nuestro sistema fisiológico reacciona de manera similar que en una situación de miedo real (taquicardia, sudoración o ahogo) provocando que nos despertemos.

Es un problema que disminuye con la edad y raramente ocurre de manera aislada, siendo más frecuente que acompañe a otros problemas como la depresión o la ansiedad.

El tratamiento psicológico más utilizado se dirige por un lado a disminuir la ansiedad utilizando técnicas de relajación, imaginación dirigida, mantener unos buenos hábitos de sueño, responder adecuadamente en el momento de despertar y generar claves que nos ayuden en el momento de la pesadilla para reconocer que se trata de un sueño y por tanto no tenemos nada que temer. Esta capacidad que se conoce como sueños lúcidos podría aprenderse y utilizarse no sólo para elegir qué no soñar, sino qué hacer durante el sueño. El sueño es un fenómeno complejo y de difícil estudio, pero estos tratamientos han demostrado su eficacia y aunque no se conozcan las causas de las pesadillas con exactitud disminuyen tanto en frecuencia como en intensidad facilitando el sueño reparador.

Recomienda
Tenemos 15 preguntas y respuestas relacionadas con Pesadillas
¿Tienes dudas de salud?

200 / 200

El número mínimo de carácteres para publicar són 15

Recuerda
  • Se breve y claro
  • Tu pregunta será anónima.
  • Contacta directamente con tu médico en caso de urgencia.