Descripción Hemorragia subaracnoidea

aneurisma cerebral sacular o de una anomal\u00eda arteriovenosa. El primer s\u00edntoma de una hemorragia subaracnoidea es una cefalea brusca de enorme intensidad que comienza en una zona localizada y despu\u00e9s se extiende, pasando a ser sorda y puls\u00e1til. El dolor localizado se debe a la distorsi\u00f3n y la rotura vascular. El dolor generalizado se debe a la irritaci\u00f3n men\u00edngea producida por la salida de la sangre al espacio subaracnoideo. Otras caracter\u00edsticas de la hemorragia subaracnoidea son v\u00e9rtigo, rigidez de cuello, asimetr\u00eda pupilar, v\u00f3mitos, amodorramiento, sudaci\u00f3n y escalofr\u00edos, estupor y p\u00e9rdida de consciencia. Es frecuente un breve per\u00edodo de inconsciencia inmediatamente despu\u00e9s de la rotura una hemorragia grave puede dar lugar a inconsciencia continuada, coma y muerte. Es habitual la presencia de delirio y confusi\u00f3n durante las primeras semanas de la recuperaci\u00f3n, y con frecuencia queda una lesi\u00f3n cerebral permanente. "]" style="font-family: arial, sans, sans-serif;">Hemorragia subaracnoidea (HSA): Hemorragia intracraneal en el espacio ocupado por líquido cefalorraquídeo que existe entre las membranas aracnoides y piamadre, sobre la superficie del cerebro. La hemorragia se puede extender hacia el cerebro si la fuerza de la hemorragia del vaso roto es brusca e intensa. La causa puede ser un traumatismo o la rotura de un aneurisma cerebral sacular o de una anomalía arteriovenosa. El primer síntoma de una hemorragia subaracnoidea es una cefalea brusca de enorme intensidad que comienza en una zona localizada y después se extiende, pasando a ser sorda y pulsátil. El dolor localizado se debe a la distorsión y la rotura vascular. El dolor generalizado se debe a la irritación meníngea producida por la salida de la sangre al espacio subaracnoideo. Otras características de la hemorragia subaracnoidea son vértigo, rigidez de cuello, asimetría pupilar, vómitos, amodorramiento, sudación y escalofríos, estupor y pérdida de consciencia. Es frecuente un breve período de inconsciencia inmediatamente después de la rotura una hemorragia grave puede dar lugar a inconsciencia continuada, coma y muerte. Es habitual la presencia de delirio y confusión durante las primeras semanas de la recuperación, y con frecuencia queda una lesión cerebral permanente.  

Recomienda
¿Tienes dudas de salud?

200 / 200

El número mínimo de carácteres para publicar són 15

Recuerda
  • Se breve y claro
  • Tu pregunta será anónima.
  • Contacta directamente con tu médico en caso de urgencia.