Medicamentos: Prospecto Trinomia 100mg/20mg/2,5mg capsulas duras

Condiciones de prescripción y uso: Medicamento sujeto a prescripción médica

Estado: Autorizado

Estado de comercialización: No comercializado

Laboratorio: Ferrer Internacional, S.A.

Principios activos: Acetilsalicilico acido, Ramipril, Atorvastatina calcica trihidrato

Antes de tomar Trinomia 100mg/20mg/2,5mg capsulas duras

No tome Trinomia: si es alérgico al ácido acetilsalicílico, a otros salicilatos o a la tartrazina (sustancia colorante). Los signos de una reacción alérgica son, entre otros, erupción, problemas para tragar o respirar, hinchazón de los labios, la cara, la garganta o la lengua. si es alérgico al ramipril o a otro medicamento inhibidor de la ECA.  1 de 10   - - - si es alérgico a la atorvastatina, a otros compuestos similares utilizados para reducir los lípidos en sangre o a cualquiera de los demás componentes del medicamento (incluidos en la sección 6). si es alérgico a la soja o los cacahuetes. si ha sufrido anteriormente ataques de asma u otras reacciones de hipersensibilidad a determinados medicamentos para tratar el dolor, la fiebre o la inflamación (salicilatos u otros fármacos antiinflamatorios no esteroideos). si tienen úlcera intestinal o estomacal aguda. si tiene un alto riesgo de sufrir hemorragias (hemofilia). si sufre una enfermedad del corazón que no esté suficientemente controlada (insuficiencia cardíaca grave). si toma 15 mg o más de metotrexato a la semana. si tiene pólipos nasales (nódulos inflamados dentro de la nariz ) asociados al asma. si tiene una enfermedad grave del hígado o los riñones. si en los análisis de sangre se han obtenido resultados anómalos no explicados para la función hepática. si es usted una mujer en edad fértil y no utiliza un método anticonceptivo fiable. si está usted embarazada o intentando quedarse embarazada. Si está en periodo de lactancia. Si está tomando: o inhibidores de las proteasas del VIH, como tipranavir o ritonavir (medicamentos utilizados para tratar el VIH). o ciclosporina (un medicamento utilizado con frecuencia en pacientes sometidos a trasplante de órganos). si ha sufrido alguna vez una reacción alérgica grave denominada «angioedema». Sus síntomas son: picor, urticaria, marcas rojas en las manos, los pies y la garganta, hinchazón de la garganta y la lengua, hinchazón alrededor de los ojos y labios, dificultad para respirar y tragar. si se está sometiendo a diálisis o cualquier otro tipo de procedimiento de filtrado sanguíneo. Según el aparato utilizado, Trinomia puede no ser adecuado para usted. si padece problemas renales que impliquen una reducción del aporte de sangre a los riñones (estenosis arterial renal). si tiene la presión arterial anormalmente baja o inestable. Su médico deberá realizar la consiguiente evaluación. si el paciente tiene menos de 18 años de edad. En niños menores de 16 años con fiebre, gripe o varicela, existe el riesgo de síndrome de Reye. Advertencias y precauciones Consulte a su médico o farmacéutico antes de empezar a tomar Trinomia: si es alérgico a otros medicamentos para el dolor o fármacos antiinflamatorios, a otros medicamentos para la fiebre o el reumatismo distintos del ácido acetilsalicílico o a otras sustancias que provocan alergias. si sufre algún otro tipo de alergia (por ejemplo, reacciones cutáneas, picores, urticaria). si padece asma bronquial, fiebre del heno, inflamación de la mucosa nasal o enfermedades pulmonares crónicas. antes de una operación quirúrgica o de pequeñas intervenciones, como extracciones de dientes, ya que puede haber una mayor tendencia a las hemorragias. Puede que deba dejar de tomar Trinomia durante un corto espacio de tiempo. si ha tenido úlceras o hemorragias intestinales o estomacales en el pasado. si está recibiendo un tratamiento simultáneo con medicamentos para prevenir la formación de coágulos sanguíneos, medicamentos contra el dolor, la fiebre o la inflamación (distintos de los antiinflamatorios no esteroideos como el ibuprofeno), corticosteroides (para tratar la alergia o la inflamación) o antidepresivos como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) si tiene problemas de corazón, hígado o riñones, Trinomia puede no ser adecuado para usted. si tiene déficit de la enzima glucosa­6­fosfato deshidrogenasa. si corre riesgo de padecer gota, ya que el ácido acetilsalicílico puede reducir la excreción de ácido úrico. En determinadas circunstancias, esto podría provocar un ataque de gota. su médico le realizará un análisis de sangre antes de que comience a tomar Trinomia y, después, a intervalos regulares durante el tratamiento. Así podrá comprobar el buen funcionamiento de su hígado. si bebe grandes cantidades de alcohol. si sufre una insuficiencia respiratoria grave. si ha perdido una gran cantidad de sales o líquidos del cuerpo (por vómitos, diarrea, sudoración mayor de la habitual, dieta con bajo contenido en sal, toma de diuréticos durante un largo periodo de tiempo o tratamiento de diálisis). si va a realizar un tratamiento para reducir las reacciones alérgicas frente a las picaduras de abeja o avispa (desensibilización). si tiene niveles elevados de potasio en la sangre (detectados en los análisis de sangre). si padece una enfermedad vascular del colágeno, como esclerodermia o lupus eritematoso sistémico. Póngase inmediatamente en contacto con su médico si experimenta dolor, sensibilidad o debilidad musculares de origen desconocido. Esto se debe a que, en raras ocasiones, los trastornos musculares pueden ser graves, como una destrucción del músculo que causa daños renales en casos muy raros se ha producido la muerte del paciente.  2 de 10   El riesgo de destrucción muscular es mayor en determinados pacientes. Consulte a su médico si usted se encuentra en alguno de los siguientes casos: o tiene problemas renales. o tiene problemas de tiroides. o ha sufrido alguna vez problemas musculares durante el tratamiento con otros medicamentos para reducir los lípidos (p. ej., otros medicamentos del grupo de las estatinas o fibratos). o usted o algún pariente cercano sufren trastornos musculares hereditarios. o consume grandes cantidades de alcohol. o tiene más de 70 años. Si es así, su médico le pedirá que se haga un análisis de sangre antes y, posiblemente, durante el tratamiento, para valorar el riesgo de que pueda usted sufrir efectos adversos de tipo muscular. Mientras esté tomando este medicamento, su médico le someterá a controles estrictos en caso de que sea usted diabético o corra el riesgo de desarrollar diabetes. Corre el riesgo de desarrollar diabetes si tiene niveles elevados de azúcares y grasas en sangre, sobrepeso e hipertensión arterial. Por lo general, se recomienda corregir la deshidratación, la hipovolemia o la reducción de sales minerales antes de iniciar el tratamiento (en pacientes con insuficiencia cardíaca, sin embargo, tal corrección debe valorarse cuidadosamente frente al riesgo de sobrecarga de volumen). Toma de Trinomia con otros medicamentos Consulte a su médico o farmacéutico si está tomando, ha tomado recientemente o podría tener que tomar cualquier otro medicamento. Esto se debe a que Trinomia puede afectar a la forma en que actúan otros medicamentos. Además, algunos medicamentos pueden afectar a la forma en que actúa Trinomia. Trinomia contiene ácido acetilsalicílico, una sustancia que puede afectar a la forma en que actúan otros medicamentos. Además, algunos medicamentos pueden afectar a la forma en que actúa el ácido acetilsalicílico. Consulte a su médico si está tomando alguno de los medicamentos siguientes, los cuales podrían aumentar el riesgo de sufrir efectos adversos: Anticoagulantes (por ejemplo, cumarina y heparina) y medicamentos para disolver los coágulos sanguíneos, ya que pueden aumentar el riesgo de hemorragia. Preste mucha atención a los signos de sangrados internos y externos (por ejemplo, hematomas) antes de comenzar el tratamiento con estos medicamentos. Otros inhibidores de la agregación plaquetaria (medicamentos que inhiben la cohesión o el aglutinamiento de las plaquetas sanguíneas) como ticlopidina y clopidogrel, ya que pueden aumentar el riesgo de hemorragia. Medicamentos que contienen cortisona o sustancias equivalentes a la cortisona, como la prednisolona (a excepción de los productos que se aplican sobre la piel o el tratamiento con cortisona para la enfermedad de Addison) ya que aumentan el riesgo de sufrir efectos adversos en el tubo digestivo. Otros medicamentos para el dolor o la inflamación (analgésicos no esteroideos como ibuprofeno o indometacina) y para el reumatismo, ya que aumentan en general el riesgo de hemorragias y úlceras gastrointestinales. Medicamentos para reducir el nivel de glucosa sanguínea (antidiabéticos) ya que pueden causar bajos niveles de glucosa en sangre. Digoxina (medicamento para fortalecer el corazón). Metotrexato (tratamiento del cáncer y determinadas enfermedades reumáticas). Ácido valproico para el tratamiento de las convulsiones (epilepsia). Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (para el tratamiento de la depresión) ya que pueden aumentar el riesgo de hemorragia en el tubo digestivo. Ciclosporina (un medicamento utilizado con frecuencia en pacientes sometidos a trasplante de órganos). Vancomicina (un antibiótico) ya que puede causar problemas de audición. Consulte a su médico si está tomando alguno de los medicamentos siguientes, que pueden hacer que el ácido acetilsalicílico sea menos eficaz: Medicamentos que actúan aumentando la excreción de orina (diuréticos antagonistas de la aldosterona, como espironolactona y canrenoato diuréticos de asa, como furosemida). Medicamentos que potencian la excreción de ácido úrico (como probenecid y benzbromarona) Consulte a su médico si está tomando alguno de los medicamentos siguientes. Pueden verse afectados por el ácido acetilsalicílico: Ibuprofeno: el ácido acetilsalicílico puede reducir el efecto del ibuprofeno.  3 de 10   - - Interferón : el ácido acetilsalicílico puede reducir el efecto del interferón . Medicamentos para tratar los síndromes maníaco­depresivos (litio). Antiácidos (para tratar la indigestión). Barbitúricos (para tratar los trastornos convulsivos). Zidovudina (para el tratamiento del VIH). Fenitoína (para tratar la epilepsia). El ácido acetilsalicílico puede alterar los resultados de los análisis de sangre y orina. Trinomia contiene atorvastatina, una sustancia que puede afectar a la forma en que actúan otros medicamentos. Además, algunos medicamentos pueden afectar a la forma en que actúa Trinomia. Por otra parte, podría aumentar el riesgo de efectos secundarios o su intensidad, incluyendo el grave trastorno de pérdida muscular descrito en la sección previa «Advertencias y precauciones»). Consulte a su médico si está tomando alguno de los medicamentos siguientes: Ciclosporina (un medicamento utilizado con frecuencia en pacientes sometidos a trasplante de órganos). Ciertos antibióticos o antifúngicos, como eritromicina, claritromicina, telitromicina, ketoconazol, itraconazol, - - voriconazol, fluconazol, posaconazol, rifampicina y ácido fusídico. Medicamentos para tratar el VIH, como ritonavir, lopinavir, atazanavir, indinavir, darunavir, saquinavir, efavirenz, etc. Otros medicamentos para regular los niveles de lípidos, como gemfibrozilo, otros fibratos o colestipol. Algunos antagonistas de los canales de calcio utilizados para tratar la angina de pecho o la hipertensión, como amlodipino, diltiazem medicamentos para regular el ritmo cardíaco, como digoxina, verapamilo o amiodarona. Otros medicamentos de los que se conoce su interacción con atorvastatina son ezetimiba (que reduce el colesterol), warfarina (para reducir los coágulos sanguíneos), anticonceptivos orales, estiripentol (un anticonvulsivante para tratar la epilepsia), fenazona (un analgésico), cimetidina (un antagonista de los receptores H2) y antiácidos (productos para tratar la indigestión que contienen aluminio o magnesio). Medicamentos que no necesitan receta médica: Hipérico o hierba de san Juan Trinomia contiene ramipril, una sustancia que puede afectar a la forma en que actúan otros medicamentos. Además, algunos medicamentos pueden afectar a la forma en que actúa el ramipril. Consulte a su médico si está tomando alguno de los medicamentos siguientes, los cuales podrían aumentar el riesgo de sufrir efectos adversos: Medicamentos para el cáncer (quimioterapia). Medicamentos para impedir el rechazo del órgano después del trasplante, como ciclosporina. Diuréticos como furosemida. Medicamentos que pueden aumentar el nivel de potasio en la sangre, como espironolactona, triamtereno, amilorida, sales de potasio y heparina (para prevenir los coágulos). Fármacos esteroideos para la inflamación, como prednisolona. Alopurinol (para disminuir la cantidad de ácido úrico en la sangre). Procainamida (para problemas del ritmo cardíaco). Consulte a su médico si está tomando alguno de los medicamentos siguientes, que pueden hacer que el ramipril sea menos eficaz: Medicamentos para tratar la hipotensión, el shock, la insuficiencia cardíaca, el asma o las alergias, como efedrina, noradrenalina o adrenalina. Su médico deberá comprobar su presión arterial. Consulte a su médico si está tomando alguno de los medicamentos siguientes. Pueden verse afectados por el ramipril: Medicamentos para la diabetes, como fármacos orales para bajar la glucosa e insulina. Ramipril puede bajar sus niveles de azúcar en sangre. Controle estrechamente sus niveles de azúcar en sangre cuando tome Trinomia. Litio (para problemas de salud mental). El ramipril puede aumentar los niveles de litio en la sangre. Su médico deberá controlar estrechamente sus niveles de litio en la sangre. Si usted se encuentra en cualquiera de los casos anteriores (o no está seguro), consulte a su médico antes de tomar Trinomia. Toma de Trinomia con alimentos, bebidas y alcohol El alcohol aumenta el riesgo de hemorragias y úlceras de estómago e intestino. Además, el alcohol puede tener efectos aditivos con los medicamentos utilizados para reducir la presión arterial. Por tanto, no se recomienda beber alcohol mientras se esté tomando Trinomia. El zumo de pomelo contiene uno o más compuestos que alteran la forma en que el organismo utiliza los medicamentos, incluyendo Trinomia. Debe evitarse el consumo de zumo de pomelo. Trinomia debe tomarse preferentemente por la noche, después de la cena (ver sección 3). Embarazo, lactancia y fertilidad  4 de 10   No debe tomar Trinomia si está embarazada, cree que podría estar embarazada o tiene intención de quedarse embarazada. Si se queda embarazada mientras está tomando Trinomia, deje de tomarlo inmediatamente y póngase en contacto con su médico. Antes de un embarazo planificado, deberá cambiarse a un tratamiento alternativo adecuado. No debe tomar Trinomia si está en periodo de lactancia. Las mujeres en edad fértil deben utilizar un método anticonceptivo eficaz durante el tratamiento. Pida consejo a su médico o farmacéutico antes de empezar a tomar cualquier medicamento. Conducción y uso de máquinas Puede sentirse mareado mientras esté tomando Trinomia. Esto es más probable que ocurra al cambiar de otros medicamentos a Trinomia o al tomar una dosis superior. Si es así, no conduzca ni utilice herramientas o máquinas. Trinomia contiene lactosa y lecitina de soja Trinomia contiene un azúcar llamado lactosa. Si usted padece intolerancia a algunos azúcares, póngase en contacto con su médico antes de tomar este medicamento. Trinomia contiene aceite de soja. Si es alérgico a los cacahuetes o la soja, no tome este medicamento. 3. Cómo tomar Trinomia Siga exactamente las instrucciones de administración de este medicamento indicadas por su médico. En caso de duda, consulte de nuevo a su médico o farmacéutico. Toma de este medicamento Tome este medicamento por vía oral, preferentemente por la noche, después de la cena. Trague las cápsulas enteras acompañadas de líquido. No abra, triture ni mastique las cápsulas. Qué cantidad tomar La dosis habitual es de una cápsula una vez al día. Será su médico quien determine la dosis adecuada para usted, en función de su estado de salud, su tratamiento actual y sus riesgos personales. Si toma más Trinomia de lo que debe Los mareos y zumbidos en los oídos, especialmente en pacientes de edad avanzada, pueden ser síntomas de una intoxicación grave. Llame al médico o acuda sin pérdida de tiempo a los servicios de urgencia del hospital más cercano. No acuda conduciendo al hospital pida a alguien que le lleve o llame a una ambulancia. Lleve consigo el envase del medicamento. Con ello el médico que le atienda sabrá lo que tomado. En caso de sobredosis o ingestión accidental, consulte inmediantamente a su médico o farmacéutico o llame al Servicio de Información Toxicológica, teléfono: 91 562 04 20, indicando el medicamento y la cantidad ingerida. Si olvidó tomar Trinomia Si ha olvidado una dosis, ingiera su dosis normal con la siguiente toma. No tome una dosis doble para compensar las dosis olvidadas. Si interrumpe el tratamiento con Trinomia No interrumpa el tratamiento con Trinomia hasta haber hablado con su médico. Si tiene cualquier otra duda sobre el uso de este medicamento, pregunte a su médico o farmacéutico.  5 de 10  

Posibles efectos adversos Trinomia 100mg/20mg/2,5mg capsulas duras

Al igual que todos los medicamentos, este medicamento puede producir efectos adversos, aunque no todas las personas los sufran. La evaluación de los efectos adversos se basa en la siguiente tabla de frecuencias: Muy frecuentes Pueden a fectar a más de 1 de cada 10 personas Frecuentes Pueden a fectar hasta 1 de cada 10 personas Poco frecuentes Raros Pueden a fectar hasta 1 de cada 100 personas Pueden a fectar hasta 1 de cada 1.000 personas muy raros Pueden a fectar hasta 1 de cada 10.000 personas Frecuencia no conocida No puede estimarse a partir de los datos disponibles Deje de tomar Trinomia y acuda inmediatamente al médico si nota alguno de los siguientes efectos adversos graves (podría necesitar tratamiento médico urgente): En muy raras ocasiones, se han comunicado heces alquitranadas o vómitos de sangre (signos de una hemorragia estomacal grave). En raras ocasiones, se han comunicado reacciones alérgicas de la piel, las vías respiratorias, el tubo digestivo y el sistema cardiovascular, sobre todo en pacientes asmáticos. Pueden producirse los siguientes síntomas: presión arterial baja, dificultad para respirar, rinitis, congestión nasal, choque alérgico, hinchazón de la cara, la lengua y la laringe (edema de Quincke). En raras o muy raras ocasiones, se han comunicado hemorragias graves, como la hemorragia cerebral, que pueden poner en peligro la vida, especialmente en pacientes con presión arterial no controlada y/o tratamiento concomitante con anticoagulantes (medicamentos que inhiben la coagulación de la sangre). Dolor, sensibilidad, debilidad o calambres en los músculos. En raras ocasiones, estos problemas musculares pueden ser graves, como la destrucción del músculo que causa daños renales en casos muy raros se ha producido la muerte del paciente. En raras ocasiones, se han comunicado reacciones de hipersensibilidad (alérgicas), como: Hinchazón de la cara, la lengua y la garganta, con la consiguiente dificultad para respirar o tragar, así como picor y erupciones cutáneas. Enfermedad grave con descamación e inflamación intensas de la piel, ampollas en la piel, la boca, los ojos y los genitales y fiebre. Erupción cutánea con manchas rosadas o rojizas, especialmente en las palmas de las manos o las plantas de los pies, que pueden transformarse en ampollas. En raras ocasiones, se ha comunicado inflamación del hígado con coloración amarillenta de la piel y los ojos, picor, orina oscura o heces blanquecinas e insuficiencia hepática (muy rara). En raras ocasiones, se ha comunicado inflamación del páncreas, a menudo con dolor abdominal intenso. Póngase inmediatamente en contacto con su médico si experimenta: Aceleración del ritmo cardíaco, latidos cardíacos desiguales o violentos (palpitaciones), dolor u opresión en el tórax, o problemas más graves, como un infarto de miocardio o un ictus. Sensación de ahogo o tos. Podrían ser síntomas de problemas pulmonares. Aparición de hematomas con más facilidad de lo habitual, sangrado durante más tiempo de lo normal, cualquier signo de sangrado (por ejemplo, de las encías), puntos o manchas púrpura en la piel o sufrir infecciones con más facilidad de lo habitual, dolor de garganta y fiebre, sensación de cansancio, debilidad, mareos o palidez. Pueden ser síntomas de problemas de la sangre o la médula ósea. Intenso dolor de estómago que puede extenderse hacia la espalda. Puede ser un síntoma de pancreatitis (inflamación del páncreas). Fiebre, escalofríos, cansancio, pérdida de apetito, dolor de estómago, náuseas, color amarillento de la piel o los ojos (ictericia). Pueden ser síntomas de problemas de hígado, como hepatitis (inflamación) o daño hepático. Efectos adversos del ácido acetilsalicílico, la atorvastatina o el ramipril solos: Consulte a su médico si cualquiera de los síntomas siguientes se agrava o dura más de unos días: Ácido acetilsalicílico  6 de 10   Muy frecuentes (pueden afectar hasta 1 de cada 10 personas): - Molestias gastrointestinales como ardor de estómago, náuseas, vómitos, dolor de estómago y diarrea. - Sangrado gastrointestinal poco importante (microhemorragia). Poco frecuentes (pueden afectar a 1 de cada 100 personas): - Hemorragia y úlceras gastrointestinales. - Tras la administración de Trinomia a largo plazo, puede producirse anemia ferropénica por hemorragias gastrointestinales ocultas desde el tracto gastrointestinal. - Pueden producirse úlceras gastrointestinales, pero muy raramente perforan el recubrimiento. - Inflamación gastrointestinal. - Reacciones cutáneas. Raros a muy raros (pueden afectar hasta 1 de cada 1.000 personas): - También pueden producirse hemorragias nasales, de las encías, de la piel, de las vías urinarias o de los órganos reproductivos, con una prolongación del tiempo de sangrado. Este efecto puede continuar de 4 a 8 días después del tratamiento. Muy raros (pueden afectar a 1 de cada 10.000 personas): - Aumento de los valores en la pruebas de función hepática. - Trastornos de la función renal. - Reducción de la glucosa sanguínea (hipoglucemia). - En dosis bajas, el ácido acetilsalicílico reduce la excreción de ácido úrico. En pacientes de riesgo, esto podría provocar un ataque de gota en determinadas circunstancias. - Erupciones cutáneas con fiebre, que afectan también a las mucosas (eritema multiforme). Frecuencia no conocida (no puede estimarse a partir de los datos disponibles): Dolor de cabeza, mareos, confusión mental, trastornos de la audición o zumbidos en los oídos (acúfenos), especialmente en los pacientes de edad avanzada pueden ser síntomas de una sobredosis (ver la sección «Si toma más Trinomia de lo que debe»). Atorvastatina Diabetes. Es más probable que se produzca si usted tiene niveles elevados de azúcares y grasas en la sangre, tiene sobrepeso y tiene la presión arterial elevada. Su médico le hará un seguimiento mientras esté tomando este medicamento. Frecuentes (pueden afectar hasta 1 de cada 10 personas): - Inflamación de las cavidades nasales, dolor de garganta, hemorragias nasales. - Reacciones alérgicas. - Aumento de los niveles de azúcar en sangre (si usted tiene diabetes, haga un cuidadoso seguimiento de sus niveles sanguíneos de azúcar), aumento del nivel de creatin cinasa en sangre. - Dolor de cabeza. - Náuseas, estreñimiento, flatulencia, indigestión, diarrea. - Dolor articular, dolor muscular y dolor de espalda. - Resultados de los análisis de sangre indicativos de una función hepática anómala. Poco frecuentes (pueden afectar hasta 1 de cada 100 personas): - anorexia (pérdida de apetito), aumento de peso, disminución de los niveles de azúcar en sangre (si usted tiene diabetes, haga un cuidadoso seguimiento de sus niveles sanguíneos de azúcar). - Pesadillas, insomnio. - Mareos, entumecimiento o cosquilleo en los dedos de manos y pies, disminución de la sensación dolorosa o táctil, cambios en el sentido del gusto, pérdida de memoria. - Visión borrosa. - Zumbidos en los oídos y/o en la cabeza. - Vómitos, eructos, dolor abdominal superior e inferior, pancreatitis (inflamación del páncreas que provoca dolor de estómago). - Hepatitis (inflamación del hígado). - Erupción y picor cutáneos, urticaria, pérdida de pelo. - Dolor en el cuello, fatiga muscular.  7 de 10   Cansancio, sensación de malestar, debilidad, dolor torácico, hinchazón, sobre todo de los tobillos (edema), aumento de la temperatura corporal. - Presencia de leucocitos en la orina. - Raros (pueden afectar hasta 1 de cada 1.000 personas): - Alteraciones de la visión. - Entumecimiento o cosquilleo en los dedos de las manos y los pies. - Hemorragias o hematomas inesperados. - Colestasis (color amarillento de la piel y el blanco de los ojos). - Lesiones en los tendones. Muy raros (pueden afectar hasta 1 de cada 10.000 personas): - Reacción alérgica, cuyos síntomas son, entre otros, sibilancias súbitas y dolor u opresión en el tórax, hinchazón de los párpados, la cara, los labios, la boca, la lengua o la garganta, dificultad para respirar y colapso. - Pérdida de agudeza auditiva. - Ginecomastia (aumento del tamaño de las mamas en hombres y mujeres). - Problemas hepáticos graves. Ramipril Frecuentes (pueden afectar hasta 1 de cada 10 personas): - Dolor de cabeza y sensación de cansancio. - Sensación de mareo. Esto es más probable que ocurra al comenzar el tratamiento con Trinomia o al comenzar a tomar una dosis alta. - Desvanecimientos, hipotensión (presión arterial anormalmente baja), especialmente al ponerse de pie o sentarse rápidamente. - Tos seca, inflamación de los senos nasales (sinusitis) o bronquitis, sensación de ahogo. - Dolor estomacal o intestinal, diarrea, indigestión, ganas de vomitar. - Erupción cutánea con o sin abultamientos. - Dolor torácico. - Calambres o dolores musculares. - Niveles de potasio en sangre más altos de lo normal. Poco frecuentes (pueden afectar hasta 1 de cada 100 personas): - Problemas de equilibrio (vértigo). - Picores y sensaciones anómalas en la piel, como entumecimiento, cosquilleo, pinchazos, quemazón o adormecimiento (parestesia). - Perdida o cambios en el sentido del gusto. - Problemas de sueño. - Sensación de depresión, ansiedad, nerviosismo mayor del habitual o inquietud. - Congestión nasal, dificultad para respirar o empeoramiento del asma. - Angioedema intestinal (un tipo de inflamación del intestino) que se manifiesta con síntomas como dolor abdominal, vómitos y diarrea. - Ardor de estómago, estreñimiento o sequedad de boca. - Aumento de la frecuencia urinaria. - Aumento de la sudoración. - Pérdida o disminución del apetito (anorexia). - Aceleración del ritmo cardíaco o latidos irregulares. - Hinchazón de brazos y piernas. Esto puede ser un síntoma de que el organismo está reteniendo más líquidos de lo normal. - Rubefacción. - Visión borrosa. - Dolor en las articulaciones. - Fiebre. - Impotencia sexual en el hombre, reducción del deseo sexual tanto en el hombre como en la mujer. - Aumento del número de cierto tipo de leucocitos en sangre (eosinofilia). - Cambios en el funcionamiento del hígado, el páncreas o los riñones, detectados en los análisis de sangre.  8 de 10   Raros (pueden afectar hasta 1 de cada 1.000 personas): - Sensación de inestabilidad o confusión. - Lengua roja e hinchada. - Descamación intensa de la piel, picor, erupción cutánea. - Problemas en las uñas (por ejemplo, caída o separación entre la uña y su lecho). - Erupción cutánea o hematomas. - Manchas en la piel y extremidades frías. - Lagrimeo, enrojecimiento, picor o hinchazón de los ojos. - Trastornos de la audición y zumbidos en los oídos. - Sensación de debilidad. - Disminución del número de eritrocitos, leucocitos o plaquetas, o de la cantidad de hemoglobina. Muy raros (pueden afectar hasta 1 de cada 10.000 personas): - Mayor sensibilidad al sol de lo habitual. Frecuencia no conocida (no puede estimarse a partir de los datos disponibles): - Trastornos de la atención. - Hinchazón de la boca. - Recuento de células sanguíneas demasiado bajo. - Niveles de sodio en sangre más bajos de lo normal. - Cambio de color en los dedos de las manos y los pies provocado por el frío, con posterior cosquilleo o sensación dolorosa al calentarlos (fenómeno de Raynaud). - Aumento del tamaño de las mamas en el hombre. - Reacciones lentas o alteradas. - Sensación de quemazón. - Cambios en el sentido del olfato. - Pérdida de cabello Comunicación de efectos adversos Si experimenta cualquier tipo de efecto adverso, consulte a su médico o farmacéutico, incluso si se trata de efectos adversos que no aparecen en este prospecto. También puede comunicarlos directamente a través del Sistema Español de Farmacovigilancia de Medicamentos de Uso Humano, Website: www.notificaRAM.es. Mediante la comunicación de efectos adversos usted puede contribuir a proporcionar más información sobre la seguridad de este medicamento. 5. Conservación de Trinomia Mantener este medicamento fuera de la vista y del alcance de los niños. No requiere condiciones especiales de conservación. No utilice Trinomia después de la fecha de caducidad que aparece en la caja y en el blíster. La fecha de caducidad es el último día del mes que se indica. Los medicamentos no se deben tirar por los desagües ni a la basura. Pregunte a su farmacéutico cómo deshacerse de los envases y de los medicamentos que ya no necesita. De esta forma, ayudará a proteger el medio ambiente. 6. Contenido del envase e información adicional Composición de Trinomia Los principios activos son ácido acetilsalicílico, atorvastatina y ramipril. Cada cápsula contiene 100 mg de ácido acetilsalicílico, 20 mg de atorvastatina (como atorvastatina cálcica trihidrato) y 2,5 mg de ramipril. Los demás componentes son: Núcleo: celulosa microcristalina (E460) talco (E553) carboximetilalmidón sódico (tipo A) (almidón de patata); lactosa  9 de 10   monohidrato almidón pregelatinizado (almidón de maíz); carbonato de calcio (E170); hidroxipropilcelulosa (E463); polisorbato 80 (E433) crospovidona (tipo A) sílice coloidal anhidra estearato de magnesio hiypromelosa (E464) fumarato de estearilo y sodio. Recubrimiento: poli(alcohol vinílico) dióxido de titanio (E171) talco (E553) lecitina de soja (E322) goma de xantano (E415) hipromelosa (E464) citrato de trietilo (E1505) povidona óxido de hierro amarillo (E172) óxido de hierro negro (E172). Cubierta de la cápsula: gelatina (E441) dióxido de titanio (E171) óxido de hierro negro (E172) goma laca etanol (trazas) propilenglicol (trazas) hidróxido de amonio (trazas). Aspecto de Trinomia y contenido del envase Trinomia 100 mg/20 mg/2,5 mg cápsulas duras consiste en cápsulas de gelatina dura del tamaño 0 (longitud aproximada 21,7 mm) con la tapa y el cuerpo opacos de color gris claro, que llevan impresa la leyenda «AAR 100/20/2,5» y contienen: 2 comprimidos recubiertos con película, de color blanco o blanquecino, con 50 mg de ácido acetilsalicílico, con las letras «AS» grabadas; 2 comprimidos recubiertos con película, de color pardo­verdoso, con 10 mg de atorvastatina, con las letras «AT» grabadas; 1 comprimido recubierto con película, de color amarillo pálido, con 2,5 mg de ramipril, con las letras «R2» grabadas. Trinomia 100 mg/20 mg/2,5 mg cápsulas duras se comercializa acondicionado en blíster, en cajas con 7, 14, 28, 56 o 98 cápsulas. Puede que solamente estén comercializados algunos tamaños de envases. Titular de la autorización de comercialización y responsable de la fabricación Ferrer Internacional, S.A. Gran Vía Carlos III, 94 08028 Barcelona (España) Pueden solicitar más información respecto a este medicamento dirigiéndose al titular de la autorización de comercialización. Este medicamento se ha autorizado en los Estados miembros del EEE que figuran a continuación, con las siguientes denominaciones: Grecia: Rumania: España: Suecia: Trinomia 100 mg/20 mg/2.5 mg Trinomia 100 mg/20 mg/2,5 mg capsule Trinomia 100 mg/20 mg/2.5 mg cápsulas duras Trinomia 100 mg/20 mg/2.5 mg kapslar, hårda Fecha de la última revisión de este prospecto: Diciembre 2013  10 de 10  
Recomienda
¿Tienes dudas de salud?

200 / 200

El número mínimo de carácteres para publicar són 15

Recuerda
  • Se breve y claro
  • Tu pregunta será anónima.
  • Contacta directamente con tu médico en caso de urgencia.
Medicamentos