¿Qué es una gammagrafía ósea?

CONCEPTO

La gammagrafía ósea es una técnica de diagnóstico por la imagen englobada en la especialidad de medicina nuclear y en la que se refleja la actividad metabólica del tejido óseo. Las imágenes se forman mediante sistemas que recogen las emisiones de isótopos radiactivos que se inyectan previamente al paciente y que se acumularán, en mayor o menor proporción en el hueso.

El isótopo radiactivo o radiotrazador más utilizado es el Tecnecio-99 metaestable (99mTc) que se inyecta al paciente en forma de compuesto difosfonado (metilendifosfonato de 99mTc óhidroximetilendifosfonato de 99mTc). Estas moléculas de fosfatos, cuya vida media se sitúa alrededor de seis horas, tras ser administradas al paciente por vía intravenosa, se adhieren a la matriz del tejido óseo en grado proporcional a la actividad metabólica del mismo.La captación de los difosfonatos de 99mTc depende de factores como el flujo sanguíneo del hueso, su riqueza en hidroxiapatita y otros fosfatos de calcio así como de su actividad metabólica. La radiación gamma emitida por los isótopos es captada por un sofisticado instrumento diseñado a tal efecto, la gammacámara, que los transformará en imágenes (figura 1).

 

Figura 1. En la parte superior, se representa la inyección intravenosa del radiotrazador óseo más empleado, el metilendifosfonato de 99mTc, que se distribuye en segundos por el árbol circulatorio. Unas tres horas después, se habrá adherido a las sales fosfatadas de la matriz ósea en grado proporcional a la actividad metabólica de cada hueso. El paciente se acostará en la plataforma de la gammacámara, instrumento que dispone de mecanismos para captar las radiaciones emitidas por el isótopo y formar imágenes.

 

PROCEDIMIENTO Y APLICACIONES

Una vez en el departamento de medicina nuclear, el paciente es informado sobre la técnica de diagnóstico que se va a realizar, se verifica la ausencia de factores o situaciones que la contraindiquen y después de obtener el correspondiente permiso, se procede a canalizar una vía venosa a través de la que se administran normalmente 25 mCi del radiotrazador. En los segundos que siguen a la inyección, el isótopo se distribuye a lo largo del árbol arterial, lo que se conoce como fase angiográfica. Transcurridos varios minutos, el isótopo está disperso por el lecho venoso (fase de pool vascular) desde donde va pasando al tejido óseo. Al cabo de 3-4 horas se encuentra preferentemente unido a los cristales de hidroxiapatitadel hueso y refleja con bastante fidelidad la actividad metabólica de éste. Cuando existen lesiones como fracturas, infecciones, tumores primarios o metástasis óseas en las que hay formación de nuevo hueso, se producen áreas de hipercaptación del trazador (imágenes “calientes”). Las zonas óseas desvascularizadas o con amplia destrucción ósea (osteolisis) pueden generar imágenes de hipocaptación del radiotrazador (imágenes “frías”).

La gammacámara es el aparato con el que se captan las emisiones radiactivas del isótopo y se forman las imágenes que, de entrada, son planares, es decir, están plasmadas en dos dimensiones (figura 2). Dichas imágenes se pueden adquirir mediante el rastreo corporal total o por rastreo de áreas localizadas del esqueleto. Las imágenes generadas por los isótopos son sensibles pero poco específicas (no nos informan de la causa de provoca los trastornos de su captación) y poseen escasa definición anatómica. Sin embargo, hay técnicas especiales para la adquisición de imágenes como la denominada SPECT (single photonemissioncomputedtomography, tomografía computarizada de emisión monofotónica) que mejora la sensibilidad y la resolución, haciéndola tridimensional. Resulta particularmente útil para determinar la localización de la lesión ósea profunda como ocurre en la columna vertebral. Existen procedimientos en que se combina SPECT con la resolución anatómica de la tomografía computarizada: SPECT/TC.

 

Las gammagrafías óseas se solicitan en aquellos procesos que implican lesiones esqueléticas tales como la enfermedad ósea de Paget, tumores óseos primarios, despistaje de metástasis óseas de otras neoplasias como las de mama y próstata, sospecha de fracturas ocultas, infecciones óseas y osteoarticulares etc. Cuando se estudian osteomielitis y otros procesos infecciosos osteoarticulareses frecuente combinar la gammagrafía ósea 

con 99mTc y la que se efectúa con otro isótopo, el galio-67 (67Ga). También es posible emplear leucocitos marcados para localizar áreas de infección.

La interpretación de las imágenes requiere conocer la distribución normal del isótopo y sus variaciones fisiológicas. Para no interferir con la adquisición de imágenes el paciente estará libre de objetos como pulseras, hebillas, relojes o joyas u no debe haber ingerido recientemente contrastes radiológicos que lleven  bario o bismuto.

El médico (normalmente el especialista en oncología, medicina interna, reumatología o cirugía ortopédica-traumatología) es quien suele solicitar estas exploraciones una vez valorado el cuadro clínico. Se trata de una técnica de diagnóstico en la que resulta fundamental saber qué es lo que su busca para hacer una interpretación correcta de lo que se encuentra. La información clínica que recibe el radiólogo es determinante a la hora de establecer un adecuado diagnóstico diferencial.

En la mayoría de los pacientes, la gammagrafía ósea se realiza con metilendifosfonato de 99mTc que, entre otros órganos, se elimina a través del riñón y de la mucosa nasal. Por este motivo, se aconseja a los pacientes que beban abundantemente (agua, infusiones, zumos…) para evitar la excesiva radiación por contacto de las vías urinarias. En el centro de medicina nuclear le informarán de modo detallado de las precauciones a tomar en las horas que siguen a la realización de la prueba.

Recomienda
Tenemos 9 preguntas y respuestas relacionadas con Gammagrafía ósea
¿Tienes dudas de salud?

200 / 200

El número mínimo de carácteres para publicar són 15

Recuerda
  • Se breve y claro
  • Tu pregunta será anónima.
  • Contacta directamente con tu médico en caso de urgencia.