Medicamentos: Prospecto Quetiapina mylan 100 mg comprimidos recubiertos con película

Condiciones de prescripción y uso: Medicamento sujeto a prescripción médica

Estado: Autorizado

Estado de comercialización: Comercializado

Laboratorio: Mylan Pharmaceuticals, S.L.

Principios activos: Quetiapina fumarato

Qué es Quetiapina mylan 100 mg comprimidos recubiertos con película

Quetiapina MYLAN pertenece a un grupo de medicamentos denominados antipsicóticos. Quetiapina MYLAN puede usarse para tratar diversas enfermedades, como: - Esquizofrenia: se escuchan o sienten cosas que no existen, se piensan cosas que no son verdad o se siente uno inusualmente susceptible, ansioso, confundido, culpable, tenso o deprimido. - Compulsión maníaca: uno se siente muy excitado, exaltado, agitado, entusiasta o hiperactivo o se tiene poco juicio, y se puede estar agresivo o destructivo. - Depresión bipolar: se siente tristeza en todo momento o depresión, sensación de culpabilidad, falta de energía, pérdida de apetito o incapacidad de dormir. Es posible que su médico continúe prescribiendo Quetiapina MYLAN aunque se sienta mejor. 2. Qué debe saber antes de tomar Quetiapina MYLAN No tome Quetiapina MYLAN si: Es alérgico a quetiapina o a cualquiera de los demás componentes de este medicamento (incluidos en la sección 6). Está tomando alguno de los siguientes medicamentos: - Medicamentos para el VIH (inhibidores de la proteasa, como nelfinavir) - Medicamentos de tipo azol (para infecciones de hongos) - Eritromicina o claritromicina (medicamentos para infecciones) - Nefazodona (para la depresión). No tome Quetiapina MYLAN si cumple alguna de las anteriores condiciones. Si no está seguro, consulte con su médico o farmacéutico antes de tomar Quetiapina MYLAN. Advertencias y precauciones Consulte con su médico antes de tomar comprimidos de Quetiapina MYLAN si: Usted, o alguien de su familia, tiene o ha tenido problemas cardíacos tales como problemas del ritmo cardíaco, pulsaciones muy rápidas o intervalo QT prolongado en un ECG (monitorización del corazón), o si está tomando medicamentos nuevos que puedan influir en el modo con el que late su corazón. Tiene tensión baja o sufre desvanecimientos. Alguna vez ha tenido ataques (convulsiones). Tiene problemas de hígado. Padece diabetes o presenta riesgo de padecerla. Si es así, es posible que el médico compruebe sus niveles de azúcar en sangre mientras toma Quetiapina MYLAN. Ha sufrido alguna vez un accidente cerebrovascular, en especial si es una persona anciana. Sabe que ha tenido niveles bajos de glóbulos blancos en el pasado (provocados o no por otros medicamentos). Es una persona anciana con demencia (pérdida de la función cerebral). Si es así, no debe tomar Quetiapina MYLAN porque el grupo de medicamentos al que pertenece Quetiapina MYLAN puede aumentar el riesgo de accidente cerebrovascular o, en algunos casos, el riesgo de muerte, en personas mayores con demencia. Usted o alguien de su familia tiene antecedentes de coágulos sanguíneos, dado que estos medicamentos se han asociado con formación de coágulos de sangre. Informe a su médico inmediatamente si sufre: Una combinación de fiebre, rigidez muscular grave, sudoración o reducción del nivel de conciencia (un trastorno denominado síndrome neuroléptico maligno). Es posible que precise tratamiento médico inmediato. Movimientos incontrolables, principalmente de su cara o lengua, dificultad para hablar o tragar, pérdida de equilibrio, cara como una máscara, camina arrastrando los pies, rigidez de los brazos o piernas, temblor de las manos y los dedos. Mareos o sensación de aletargamiento. Esto puede aumentar el riesgo de lesiones accidentales (caídas) en pacientes de edad avanzada. Ataques (convulsiones). Estos trastornos pueden estar provocados por este tipo de medicamento. Pensamientos de suicidio y empeoramiento de su depresión Si se siente deprimido y/o presenta trastornos de ansiedad, en ocasiones es posible que piense en hacerse daño o suicidarse. Estos deseos pueden aumentar al comenzar el tratamiento, pues estos medicamentos necesitan un tiempo para funcionar bien, normalmente unas dos semanas pero en ocasiones más tiempo. Estos pensamientos también pueden aumentar si deja de tomar su medicamento de repente. Es más probable que piense en cosas de este tipo: Si ha tenido previamente pensamientos sobre suicidarse o hacerse daño. Si es un adulto joven. La información de los ensayos clínicos ha mostrado un aumento del riesgo del comportamiento suicida en adultos jóvenes de menos de 25 años con trastorno psiquiátrico que fueron tratados con antidepresivos. Si ha tenido pensamientos de hacerse daño o suicidarse en cualquier momento, consulte con su médico o vaya directamente a un hospital. Puede que le ayude contarle a un familiar o amigo próximo que está deprimido o presenta un trastorno de ansiedad, y pedirle que lea este prospecto. Puede preguntarles si piensan que su depresión va peor o si están preocupados por los cambios en su comportamiento. Se ha observado aumento de peso en pacientes que toman Quetiapina MYLAN. Tanto usted como su médico deberán comprobar su peso periódicamente. Otros medicamentos y Quetiapina MYLAN Informe a su médico o farmacéutico si está utilizando o ha utilizado recientemente cualquier otro medicamento, pues ello puede afectar al modo en que funcionan los medicamentos. Esto incluye los adquiridos sin receta médica y los medicamentos a base de plantas medicinales. No tome Quetiapina si está tomando algunos de los siguientes medicamentos: - Medicamentos para el VIH (inhibidores de proteasas, como nelfinavir). - Medicamentos de tipo azol (para infecciones de hongos). - Eritromicina o claritromicina (medicamentos para infecciones). - Nefazodona (para la depresión). En particular, consulte a su médico si toma alguno de los siguientes medicamentos: Medicamentos para la epilepsia (como fenitoína o carbamazepina). Medicamentos para la tensión arterial alta. Rifampicina (para la tuberculosis). Barbituratos (para los trastornos del sueño). Tioridazina (otro medicamento antipsicótico). Medicamentos que afecten al latido de su corazón, por ejemplo, medicamentos que pueden provocar un desequilibrio en los electrolitos (bajos niveles de potasio o magnesio) tales como diuréticos o algunos antibióticos (medicamentos para tratar infecciones). Antes de dejar de tomar alguno de sus medicamentos, consúltelo con su médico. Si le están haciendo una prueba de detección de fármacos en la orina, la toma de Quetiapina MYLAN puede producir resultados positivos para metadona o ciertos medicamentos para la depresión denominados antidepresivos tricíclicos (ATCs) cuando se utilizan algunos métodos de análisis, aunque usted pueda no estar tomando metadona ni ATCs. Si esto ocurre, se puede realizar una prueba más específica. Quetiapina MYLAN con los alimentos y bebidas: Quetiapina MYLAN puede tomarse acompañado o no de alimentos. No tome zumo de pomelo durante el tratamiento con Quetiapina MYLAN. Podría afectar al modo en que funciona el medicamento. Deberá tener precaución con la cantidad de alcohol que ingiera. Esto se debe a que el efecto combinado de Quetiapina MYLAN y alcohol puede hacer que se sienta somnoliento. Embarazo y lactancia: Si está usted embarazada, trata de quedarse embarazada o se halla en periodo de lactancia, consulte con su médico antes de tomar este medicamento. No debe tomar Quetiapina MYLAN durante el embarazo a menos que lo haya consultado con su médico. Quetiapina MYLAN no se debe tomar si está lactando. Los siguientes síntomas pueden producirse en recién nacidos, si las madres han tomado Quetiapina MYLAN en el último trimestre (los tres últimos meses del embarazo): estremecimientos, rigidez y/o debilidad muscular, somnolencia, agitación, problemas respiratorios y dificultad en la alimentación. Si su bebé desarrolla algunos de estos síntomas, es posible que deba consultar con su médico. Conducción y uso de máquinas: Estos comprimidos pueden producir somnolencia. No debe conducir, manejar maquinaria pesada, ni practicar otras actividades potencialmente peligrosas hasta conocer cómo responde al tratamiento. Quetiapina MYLAN contiene lactosa Quetiapina MYLAN contiene lactosa, que es un tipo de azúcar. Si su médico o farmacéutico le ha indicado que tiene intolerancia a algunos azúcares, consulte con su médico antes de tomar este medicamento.

Cómo tomar Quetiapina mylan 100 mg comprimidos recubiertos con película

Siga exactamente las instrucciones de administración de este medicamento indicadas por su médico. Consulte a su médico o farmacéutico si tiene dudas. Su médico decidirá su dosis inicial y es posible que la aumente gradualmente. Cuando tome su dosis habitual, normalmente estará tomando entre 150 mg y 800 mg al día. Dependerá de su enfermedad y sus necesidades. Deberá tomar sus comprimidos una vez al día, al acostarse o dos veces al día, dependiendo de su enfermedad. Trague los comprimidos enteros con un vaso de agua. Puede tomar los comprimidos con o sin alimentos. No beba zumo de pomelo mientras esté tomando Quetiapina MYLAN. Puede afectar a la manera en que actúa este medicamento. No deje de tomar sus comprimidos aunque se sienta mejor, a menos que su médico se lo indique. Problemas hepáticos: su médico puede cambiar su dosis si usted padece problemas hepáticos. Ancianos: Si es anciano su médico puede cambiar su dosis. Niños y adolescentes menores de 18 años: los niños y adolescentes no deberían tomar comprimidos de quetiapina. Si toma más Quetiapina MYLAN del que debiera: Si toma más Quetiapina MYLAN del que le ha prescrito el médico podría experimentar los siguientes efectos: Sentir somnolencia, desmayos o mareos. Experimentar latidos cardiacos anormales (prolongación del intervalo QT). Convulsiones, ataques, o ataques continuos que no remiten en pacientes con un trastorno conocido como epilepsia. Degradación muscular anormal que puede llevar a problemas renales. Dificultad para respirar. Dificultad para orinar. Cambios de humor o confusión. Palpitaciones (fuertes latidos del corazón). Tensión arterial baja. La sobredosis con este medicamento puede ser grave y dar lugar a efectos graves. Consulte inmediatamente con su médico o servicio de urgencias más cercano o llame al Servicio de Información Toxicológica, Teléfono 915 620 420, indicando el medicamento y la cantidad tomada. Lleve consigo el envase y los comprimidos sobrantes del mismo. Si olvidó tomar Quetiapina MYLAN: Si olvidó tomar una dosis, tómela tan pronto como se acuerde. Si es prácticamente la hora de tomar la siguiente dosis, espere hasta entonces. No tome una dosis doble para compensar las dosis olvidadas. Si interrumpe el tratamiento con Quetiapina MYLAN: Si interrumpe bruscamente el tratamiento con Quetiapina MYLAN, es posible que sufra dificultades para conciliar el sueño (insomnio), sienta náuseas (vómitos), o que tenga dolor de cabeza, diarrea, náuseas (vómitos), mareos o irritabilidad. Es posible que su médico le sugiera que reduzca la dosis gradualmente antes de interrumpir el tratamiento. Si tiene cualquier otra duda sobre el uso de este medicamento pregunte a su médico o farmacéutico.

Posibles efectos adversos Quetiapina mylan 100 mg comprimidos recubiertos con película

Al igual que todos los medicamentos, este puede tener efectos adversos, aunque no todas las personas los sufran. Si sufre algunos de los siguientes efectos adversos, interrumpa el tratamiento de Quetiapina MYLAN y consulte a un médico o vaya al hospital más cercano directamente, pues es posible que necesite atención médica urgente: Frecuentes: pueden afectar hasta 1 de cada 10 personas Pensamientos de autolesionarse o suicidio y empeoramiento de su depresión. Poco frecuentes: pueden afectar hasta 1 de cada 100 personas Empeoramiento de diabetes preexistente. Ataques o convulsiones. Reacciones alérgicas que puedan incluir bultos (pápulas), hinchazón de la piel e hinchazón alrededor de la boca. Movimientos incontrolables, principalmente de la cara o lengua (discinesia tardía). Raros: pueden afectar hasta 1 de cada 1.000 personas Una combinación de temperatura elevada (fiebre), sudoración, rigidez muscular, sensación de somnolencia o desmayo, elevado aumento de la presión sanguínea o de la frecuencia cardíaca (trastorno denominado síndrome neuroléptico maligno). Inflamación del páncreas con dolor abdominal. Coloración amarillenta de la piel y los ojos (Ictericia). Inflamación del hígado (Hepatitis). Una erección de larga duración y dolorosa (Priapismo). Coágulos sanguíneos en las venas, especialmente en las piernas (entre los síntomas se incluyen hinchazón, dolor y enrojecimientos en la pierna), que podrían viajar por los vasos sanguíneos hasta los pulmones, provocando dolor pectoral y dificultad para respirar. Muy raros: pueden afectar hasta 1 de cada 10.000 personas Reacción alérgica grave que puede incluir dificultad para respirar, desvanecimientos y colapso. Un enrojecimiento generalizado de la piel con ampollas y descamación, especialmente alrededor de la boca, nariz, ojos y genitales (una condición conocida como síndrome Stevens-Johnson). Rápida hinchazón de la piel, normalmente alrededor de los ojos, labios y garganta. Frecuencia no conocida: la frecuencia no puede estimarse a partir de los datos disponibles Un enrojecimiento generalizado de la piel con ampollas y descamación de la mayor parte de la superficie del cuerpo (necrólisis epidérmica tóxica). Otros posibles efectos adversos: Muy frecuentes: pueden afectar a más de 1 de cada 10 personas Reducción de glóbulos rojos. Mareo (puede provocar caídas), dolor de cabeza. Sequedad de boca. Sensación de somnolencia (puede desaparecer con el tiempo, según sigue tomando Quetiapina MYLAN) (puede provocar caídas). Síntomas de retirada (síntomas que se producen cuando usted deja de tomar quetiapina) incluyen no ser capaz de dormir (insomnio), sensación de malestar (náuseas), dolor de cabeza, diarrea, malestar (vómitos), mareos e irritabilidad. Se recomienda una retirada gradual durante un período de al menos 1 o 2 semanas. Aumento en el nivel de sustancias grasas en sangre. Aumento de los niveles del colesterol malo en sangre. Reducción de los niveles de colesterol bueno en sangre. Aumento de peso. Frecuentes: pueden afectar hasta 1 de cada 10 personas Latido cardíaco rápido. Sensación de que el corazón late con fuerza, late con velocidad o se salta algunos latidos. Nariz taponada. Indigestión o estreñimiento. Sensación de debilidad o desmayo (puede provocar caídas). Hinchazón de brazos o piernas. Aumento de los niveles de azúcar en la sangre. Tensión arterial baja cuando se está de pie. Esto puede provocar que se sienta mareado o débil (puede provocar caídas). Visión borrosa. Movimientos musculares anormales. Esto incluye dificultad para iniciar movimientos musculares, temblores, sensación de inquietud o rigidez muscular sin dolor. Sueños anormales y pesadillas. Sentirse más hambriento. Sentirse irritado. Alteraciones del habla. Dificultad para respirar. Vómitos (principalmente en ancianos). Fiebre. Descenso del número de glóbulos blancos. Aumento en el nivel sanguíneo de un tipo de glóbulos blancos (eosinófilos). Aumento en los niveles de una enzima (prolactina) en sangre. Reducción en los niveles de las hormonas tiroideas. Análisis de sangre que muestran alteraciones en el funcionamiento del hígado. Poco frecuentes: pueden afectar hasta 1 de cada 100 personas Electrocardiograma anormal (prolongación del intervalo QT). Reducción de plaquetas sanguíneas, lo que aumenta el riesgo de hemorragias o amoratamientos. Reducción de glóbulos rojos, que puede provocar palidez de la piel y debilidad o sensación de falta de aire. Disfunción sexual. Sensaciones desagradables en las piernas (también llamado síndrome de piernas inquietas). Dificultad para tragar. Cansancio y aumento de peso (causado por la baja actividad de la glándula tiroides). Raros: pueden afectar hasta 1 de cada 1.000 personas Hinchazón de los pechos y producción de leche materna inesperada (galactorrea). Trastorno menstrual. Caminar, hablar, comer u otras actividades mientras se duerme. Descenso de la temperatura corporal (hipotermia). Alteración de algunos parámetros sanguíneos. Grave reducción en el número de glóbulos blancos que facilita la aparición de infecciones. Una combinación de trastornos médicos que, cuando se producen al mismo tiempo, aumentan el riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular y diabetes (también denominado síndrome metabólico). Muy raros: pueden afectar hasta 1 de cada 10.000 personas Secreción inadecuada de una hormona que controla el volumen de orina. Rotura de fibras musculares y dolor muscular (rabdomiolisis). Frecuencia no conocida: la frecuencia no puede estimarse a partir de los datos disponibles Disminución de algunos glóbulos blancos denominados neutrófilos. Enrojecimiento de la piel, que puede formar ampollas y parecen pequeñas dianas (manchas oscuras centrales rodeadas por una zona más pálida, con un anillo oscuro alrededor del borde) llamado eritema multiforme. Algunos efectos adversos se observan solamente cuando se realiza un análisis de sangre. Éstos incluyen aumentos en la cantidad de ciertas grasas (triglicéridos y colesterol total) o azúcar en la sangre, descensos en el número de ciertos tipos de células sanguíneas, disminución de la cantidad de sodio en la sangre, cambios en la cantidad de hormonas tiroideas en la sangre, aumento de la creatina fosfoquinasa en sangre (una sustancia de los músculos) y aumento en sangre de la hormona prolactina. Un aumento de la prolactina puede en casos raros, llevar a: Tanto en hombres como en mujeres hinchazón de los pechos y producción de leche materna de forma inesperada. Mujeres sin período o períodos menstruales irregulares. Su médico puede pedirle que se haga análisis de sangre de vez en cuando. Efectos adversos adicionales en niños y adolescentes: Los mismos efectos adversos que pueden ocurrir en los adultos también pueden ocurrir en niños y adolescentes. El siguiente efecto adverso se ha visto sólo en niños y adolescentes: Muy frecuentes: pueden afectar a más de 1 de cada 10 personas - Aumento de la presión arterial. Los siguientes efectos adversos se han observado con más frecuencia en niños y adolescentes: Muy frecuentes: pueden afectar a más de 1 de cada 10 personas - Aumento en sangre de la cantidad de una hormona llamada prolactina. El aumento de la hormona prolactina podría, en casos raros puede llevar a lo siguiente: Niños y niñas con hinchazón de los pechos e inesperadamente producción de leche materna. Niñas que no tienen período o períodos menstruales irregulares. - Aumento del apetito. - Movimientos anormales de los músculos. Estos incluyen dificultad para iniciar movimientos musculares, temblores, sensación de inquietud o rigidez muscular sin dolor. Si observa algún efecto adverso, informe a su médico o farmacéutico. Ello incluye cualquier efecto adverso no mencionado en este prospecto.

Conservación Quetiapina mylan 100 mg comprimidos recubiertos con película

No se precisan condiciones especiales de conservación. Mantener el medicamento fuera de la vista y del alcance de los niños. No utilizar después de la fecha de caducidad indicada en el envase. La fecha de caducidad (CAD) es el último día del mes que se indica. Los medicamentos no se deben tirar por los desagües ni a la basura. Deposite los envases y los medicamentos que no necesita en el Punto SIGRE de la farmacia. En caso de duda pregunte a su farmacéutico cómo deshacerse de los envases y de los medicamentos que no necesita. De esta forma ayudará a proteger el medio ambiente.

Información adicional Quetiapina mylan 100 mg comprimidos recubiertos con película

Composición de Quetiapina MYLAN El principio activo es quetiapina fumarato. Cada comprimido recubierto con película de 100 mg contiene 100 mg de quetiapina (como quetiapina fumarato) Los demás componentes (excipientes) son: Núcleo: Lactosa monohidrato, celulosa microcristalina (E460), povidona 30, estearato de magnesio (E572), carboximetilalmidón sódico de patata sin gluten (Tipo A), hidrogenofosfato de calcio dihidrato. Recubrimiento: Hipromelosa (E464), dióxido de titanio (E171), macrogol 6000, óxido de hierro amarillo (E172), talco. Aspecto del producto y contenido del envase Quetiapina MYLAN 100 mg son comprimidos recubiertos con película, redondos, biconvexos, de color amarillo, con la inscripción Q sobre 100 en una de las caras. Los comprimidos recubiertos con película de quetiapina se hallan disponibles en envases blíster conteniendo 1, 3, 6, 7, 10, 14, 20, 28, 30, 50, 56, 60, 84, 90, 98, 100, 250, 500, 1000 comprimidos. Puede que solamente estén comercializados algunos tamaños de envase. Titular de la autorización de comercialización Mylan Pharmaceuticals, S.L. C/ Plom, 2-4, 5ª planta 08038 - Barcelona España Responsable de la fabricación: Merck, S.L. Polígono Merck 08100 - Mollet del Vallès (Barcelona) Ó McDermott Laboratories Ltd. t/a Gerard Laboratories 35/36 Baldoyle Industrial Estate, Grange Road, Dublin 13, Irlanda Este prospecto fue revisado en Noviembre 2012 La información detallada y actualizada de este medicamento está disponible en la página Web de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) http://www.aemps.gob.es/
Recomienda
¿Tienes dudas de salud?

200 / 200

El número mínimo de carácteres para publicar són 15

Recuerda
  • Se breve y claro
  • Tu pregunta será anónima.
  • Contacta directamente con tu médico en caso de urgencia.
Medicamentos