¿Qué debo hacer tengo problemas de depresión con angustia?.

  • 3 Respuestas
  • 215 visitas
  • Antonio Roch Rosell
    72

    Hace 6 años, 8 meses Antonio Roch Rosell respondió:

    Psicólogo (Barcelona)

    Pedir una consulta al psiquiatra y hacer una orientación diagnóstica de la clase de depresión que se padece para establer un diagnóstico diferencial y proceder a un tratamiento psicológico adecuado para conseguir una recuperación y mejoria de su salud. Es probable que padezca de un síndrome ansioso depresivo que conlleva un tratamiento farmacológico que se debe de administrar conjuntamente cona terapia eficaz.

  • Carlos Barragán Díez
    99

    Hace 6 años, 8 meses Carlos Barragán Díez respondió:

    Psicólogo (Jávea)

    Psicoanalizarse sin dudarlo, ya que cuando alguien se hace la pregunta es que ya tenía la respuesta a esa pregunta: consultar. La angustia es un sentimiento necesario, esto quiere decir que no se puede acabar con la angustia porque la necesitamos: nos protege del sobresalto, de los sustos. Esa cantidad de atención extra, de cuidado que ponemos al cruzar una vía, dentro o no, del paso de cebra, eso es la angustia normal, nos pone sobre-aviso: tenemos angustia porque hay posibilidad de peligro. Otra cosa es cuando la angustia le tiene al sujeto, ahí es un 'síntoma', que aparece siempre, como tal o encubierta, como ansiedad, o cuando en la depresión se muestra como 'lógico' sentimiento de abandono, de indefensión, de extrema vulnerabilidad, etc. Hacerse analizar garantiza empezar ya a curarse

  • Sara Blasco Perujo
    96

    Hace 6 años, 8 meses Sara Blasco Perujo respondió:

    Psicóloga (Madrid)

    Seguramente es una situación que ha venido de lejos, podemos suponer que se ha producido una "sobrecarga", es decir, un esfuerzo continuado por aguantar o sobre llevar una situación complicada. Hay momentos vitales que requieren mucho esfuerzo, y no se ve una salida. Puede tratarse de una situación familiar, o laboral, o de pareja. O varias juntas. En cualquier caso, es aconsejable hablar con alguien que nos ayude a ver la situación con objetividad. A valorar todas las posibilidades. Lo que no aconsejo es tomar decisiones tajantes, que pueden alterar el modo de vida. Con un proceso de conversación terapéutica, se puede ir abriendo el camino, sin necesidad de destruir lo que se quiere conservar.