Medicamentos Genéricos: Colecalciferol

 

La vitamina D3 o colecalciferol es bioquímica y funcionalmente una hormona esteroidea.En nuestro organismo se sintetiza mayoritariamente en la pielpor la acción de los rayos ultravioleta con longitud de onda entre 290 y 315 nm. Estas radiaciones solares actúan sobre moléculas de 7-dehidrocolesterol. La dieta (tabla 1) es únicamente capaz de aportar del 10% al 40% de la vitamina D que necesitamos, generalmente en forma de ergocalciferol (vitamina D2), cuya actividad biológica es muy inferior al colecalciferol (vitamina D3). Los metabolitos de la vitamina D intervienen en múltiples funciones vitales como la homeostasis del fósforo y calcio, la regulación del crecimiento, maduración y diferenciación celular, mecanismos de secreción hormonal o la modulación del sistema inmunitario.

En la piel se forma el 60-80% de la vitamina D que precisamos. La capacidad de la piel para formar colecalciferol con las radiaciones ultravioleta va disminuyendo a partir de los 50 años. Los filtros solares contenidos en la mayoría de las cremas y lociones destinadas a la proteger la piel de los rayos ultravioleta, también dificultan o impiden la síntesis de vitamina D.  Durante los meses de otoño e invierno, los rayos solares inciden  en un ángulo zenit que reduce su eficacia para sintetizar colecalciferol. Algo similar ocurre en aquellas latitudes, donde el sol está siempre muy bajo en el horizonte. Otros obstáculos para que podamos sintetizar vitamina D en la piel son la polución atmosférica, la ropa de grosor suficiente para impedir el paso de la luz, y el pigmento melánico de la propia piel. Así, las pieles oscuras forman menos colecalciferol que las pieles blancas ante la misma exposición a los rayos ultravioleta (figura 1).

Como hemos comentado anteriormente, la dieta no suplementada casi nunca cubre las necesidades diarias de vitamina D y aporta entre el 10% y el 40% del total. Aunque existen variaciones individuales importantes, un adulto precisa diariamente un mínimo próximo a las 500 UI de vitamina D. Cada Unidad Internacional de vitamina D equivale a 0,025 microgramos (0,025µg = 1 UI).

 

Como hemos comentado anteriormente, la dieta no suplementada casi nunca cubre las necesidades diarias de vitamina D y aporta entre el 10% y el 40% del total. Aunque existen variaciones individuales importantes, un adulto precisa diariamente un mínimo próximo a las 500 UI de vitamina D. Cada Unidad Internacional de vitamina D equivale a 0,025 microgramos (0,025µg = 1 UI).

 

 

Metabolismo de la vitamina D

Una vez formado el colecalciferol (D3) en la piel, es trasvasado a la circulación sanguínea en donde circula unido a una proteína del grupo de las globulinas (globulina transportadora de la vitamina D). A través del torrente circulatorio alcanza el hígado, órgano en el que una enzima, la 25-hidroxilasa, lo transforma en 25(OH)-D3 (25 hidroxicolecalciferol), cuya vida media es de 21 días y posee una actividad biológica de tres a cuatro veces superior al colecalciferol. Nuevamente unidas a proteínas transportadoras, el 25(OH)-D3, va desde el hígado hasta el tejido renal, donde otra enzima (1-α-hidroxilasa) lo transforma en el metabolito más activo: 1,25(OH)2D3 (1,25 dihidroxicolecalciferol, también denominado calcitriol) (figura 2). Este metabolito de la vitamina D actúa en múltiples tejidos y órganos. Así, se han encontrado receptores celulares para la vitamina D en el intestino delgado, colon, cerebro, huesos, glándulas paratiroides, riñones, músculo, mama, testículos, placenta, colon y páncreas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Funciones de la vitamina D

La vitamina D es, en realidad, como se ha mencionado anteriormente, una hormona que participa en múltiples procesos celulares tanto en tejidos esqueléticos como en otros órganos y aparatos. Los metabolitos de la vitamina D, sobre todo 25 hidroxicolecalciferol y 1,25dihidroxicolecalciferol, sufren un proceso catabólico en las células del hígado y se eliminan de forma inactiva por la orina y por las heces. Los niveles en plasma de 25 hidroxivitamina D son los más fiables para valorar el estatus global de dicha vitamina. El metabolito más activo, 1,25 dihidroxivitamina D tiene una vida media muy corta(3-5 días) y se reduce si hay insuficiencia renal.  Las acciones de los principales metabolitos de la vitamina D son:

-En el intestinola vitamina D regula la absorción activa del calcio (sin vitamina D sólo se aprovecharía un 10-15% del calcio ingerido con la dieta).

-En el hueso,estimula el proceso de resorción para liberar calcio a la circulación cuando las concentraciones de este metal disminuyen en sangre. Estaacción es particularmente potente para la 1,25 dihidroxivitamina D. También es fundamental para la mineralización del tejido óseo, en particular a través de acción de la 24,25 dihidroxivitamina D. Las funciones en el hueso están sujetas a un delicado equilibrio en el que intervienen otras hormonas (paratormona y calcitonina). Cuando los niveles en suero de la vitamina D se mantienen bajos durante largos periodos de tiempo, tiende a disminuir la densidad mineral ósea y a producirse defectos de la mineralización, incrementándose el riesgo de fractura. Las enfermedades más importantes relacionadas con una deficiencia grave y sostenida de vitamina D son el raquitismo (cuando se produce dicha deficiencia durante fase de crecimiento óseo –infancia-) y la osteomalacia y la osteoporosis (adultos).

-En el riñón,la vitamina D aumenta la reabsorción de calcio y de fosfatos.

-En el sistema inmunitario, la vitamina D influye tanto en la respuesta innata como adaptativa.El receptor de vitamina D se encuentra en la membrana (superficie celular) y en el núcleo de células del sistema inmunitario (células presentadoras de antígeno, células dendríticas, monocitos, células cebadas…), lo que permite a la vitamina D influir en la regulación de su actividad. Los estudios de suplementación con vitamina D han proporcionado datos inequívocos de su acción como hormona inmunoreguladora. Las personas deficientes en vitamina D presentan mayor frecuencia de infecciones de las vías respiratorias superiores.Además, se han encontrado déficit de vitamina D en muchas enfermedades reumáticas autoinmunes sistémicas.

La vitamina D contribuye a regular unos 200 genes implicados en la proliferación celular, formación de nuevos vasos sanguíneos (angiogénesis), procesos de muerte celular programada (apoptosis), y de diferenciación celular. Las deficiencias de vitamina D se han asociado a pérdida de fuerza muscular en la población anciana con el subsiguiente incremento del riesgo de caídas, aceleración en los procesos artrósicos, aumento del riesgo de algunos tumores (cáncer de próstata, mama y colon), empeoramiento en el control de las concentraciones de glucosa en sangre de los diabéticos yagravamiento de las lesiones cutáneas en la psoriasis. Diversos estudios han demostrado que la administración de suplementos de vitamina D en la infancia reduce el riesgo de diabetes en la época adulta.

 

Medición de las concentraciones de vitamina D y suplementación

Existen diversos procedimientos para medir los niveles de vitamina D en sangre (cromatografía líquida de alta resolución, cromatografía líquida y espectrometría de masas en tándem, enzimoinmunoanálisis, radioinmunoensayo, quimioinmunoensayos luminiscentes etc) y no todos tienen la precisión deseable. Sin embargo, aparte de los condicionamientos técnicos, se ha consensuado de forma general, que las concentraciones de 25 hidroxivitaminaD son las que mejor representan los niveles generales de esta vitamina en cualquier persona y que estos niveles serían adecuados entre 30 ng/ml y 90 ng/ml. Por debajo de 30 ng/ml estaríamos ante una insuficiencia de vitamina D y valores inferiores a 20 ng/ml representarían una situación de deficiencia. Concentraciones superiores a 100 ng/ml podrían producir toxicidad (figura 3).

 

Son subsidiarios de suplementación todos aquellos que tengan niveles bajos (insuficiencia o deficiencia, esto es, inferiores a 30 ng/ml) y que tengan limitaciones o imposibilidad para la exposición solar. Así, están predispuestos a sufrir insuficiencia o deficiencia de vitamina D la mayoría de los lactantes de madres con deficiencia de dicha vitamina, ancianos institucionalizados con escasa actividad física, varones y mujeres (sobre todo las postmenopáusicas) que no tengan exposición solar o que deban evitar el sol, los pacientes con insuficiencia renal crónica, enfermedad inflamatoria intestinal, enfermedad celíaca y síndromes de malabsorción intestinal, quienes hayan sido sometidos a cirugía bariátrica, quienes padezcan insuficiencia hepática, epilépticos tratados con anticomiciales, enfermos tratados con glucocorticoides y otras situaciones susceptibles de valoración médica, que comprometan la absorción intestinal y la síntesis cutánea de la vitamina D, así como su almacenamiento y metabolismo. La dosificación de esta vitamina debe ser establecida por el médico. Por ser liposoluble y acumulativa, no deben tomarse suplementos farmacológicos por cuenta propia sin control médico.

La toxicidad de la vitamina D se expresa predominantemente en forma de elevación de las concentraciones de calcio en la sangre (hipercalcemia), lo que, además de tender a calcificar tejidos blandos, puede producir cefaleas, nauseas, vómitos, hipertensión arterial y trastornos del sistema nervioso como irritabilidad, letargo, confusión, hipotonía muscular e incluso coma. La vitamina D no es tóxica salvo cuando se administra en dosis elevadas y de forma continuada. Se ha establecido como relativamente seguras dosis diarias inferiores a 2000 UI. 

 

Recomienda
Tenemos 4 preguntas y respuestas relacionadas con Colecalciferol
¿Tienes dudas de salud?

200 / 200

El número mínimo de carácteres para publicar són 15

Recuerda
  • Se breve y claro
  • Tu pregunta será anónima.
  • Contacta directamente con tu médico en caso de urgencia.