Enfermedades y alteraciones: Rinitis. Síntomas, causas y tratamientos de Rinitis

LA RINITIS Y EL ASMA

En los últimos años la rinitis (inflamación de la mucosa de la nariz) y el asma (inflamación de la mucosa bronquial) han aumentado en prevalencia de forma muy significativa (cantidad de personas de una población que tienen una enfermedad en un determinado momento) y sabemos además que son enfermedades que coexisten con frecuencia en un mismo paciente.

Sabemos que entre un 70-90% de los pacientes con asma tienen rinitis y, por otro lado, los pacientes con rinitis tienen asma en un 20-40% de los casos. Muchos investigadores creen que estamos hablando de una misma enfermedad que afecta a la vía aérea superior (rinitis) y a la vía aérea inferior (asma) y en la que se produciría un proceso inflamatorio muy similar.

Una de las cosas que se han observado, en esta tan estrecha relación entre asma y rinitis, y es que se ha visto que, si tratamos la rinitis de forma adecuada en los pacientes asmáticos, estos mejoran de su asma que estará más controlada y con menos exacerbaciones (empeoramiento de su situación basal estable) así como, de la necesidad de tratamiento. Es decir que si empeora la rinitis empeora el asma y viceversa.

Cuando un paciente viene a mi consulta con síntomas de asma (tos, pitidos en el pecho, dificultad para respirar etc.) a lo largo de la elaboración de la historia clínica siempre le pregunto por síntomas de una posible rinitis asociada (picor de nariz, estornudos, mucosidad, taponamiento). Del mismo modo, si un paciente acude a mi consulta con síntomas de rinitis siempre pregunto por síntomas de una posible asma, que muchas veces no se ha diagnosticado debido a que es muy leve, ocasional y desencadenada por factores muy concretos como puede ser el ejercicio, un alérgeno estacional, etc. Y ha pasado desapercibido.

Cuando la rinitis es persistente (los síntomas son más frecuentes, incluso diarios e intensos) es mucho más frecuente que el paciente acabe desarrollando asma en el futuro y eso lo tenemos que tener en cuenta a la hora de poner el tratamiento, por eso es tan importante hacer el diagnóstico lo antes posible.

El tratamiento de la rinitis debe tener un enfoque global, comenzando con la evitación de las causas y desencadenantes y por otro lado, se puede usar distintos medicamentos como antihistamínicos, antileucotrienos, corticoides tópicos intranasales, descongestionantes, corticoides orales en alguna ocasión y sobre todo si aparecen síntomas de asma con broncodilatadores, antileucotrienos, corticoides inhalados u orales y de forma más específica las vacunas.

Por ejemplo, una paciente con una rinitis persistente por alergia a ácaros que empieza a tener síntomas de asma en relación con el ejercicio físico y en situaciones en las que exista mucho polvo etc. Estaría indicado, si no hay contraindicaciones, la instauración de inmunoterapia específica (vacunas). Que consiste en la administración progresiva y creciente, a intervalos regulares en el tiempo del alérgeno causante de sus síntomas. La finalidad es que el paciente desarrolle tolerancia ante la causa de la alergia. Se ha visto que su eficacia es de entre un 80-90% (varía según el alérgeno implicado). Es el único tratamiento que puede modificar el curso natural de una enfermedad alérgica y curarla.

Recomienda
Expertos en Rinitis
Tenemos 94 preguntas y respuestas relacionadas con Rinitis
¿Tienes dudas de salud?

200 / 200

El número mínimo de carácteres para publicar són 15

Recuerda
  • Se breve y claro
  • Tu pregunta será anónima.
  • Contacta directamente con tu médico en caso de urgencia.