Enfermedades y alteraciones: Fascitis plantar. Síntomas, causas y tratamientos de Fascitis plantar

La fascitis plantar es la inflamación de la dascia, el tejido que recubre los músculos y tendones de nuestros pies. Hay fascia en todo el cuerpo, pero en el pie es especialmente importante pues ayuda a mantener el arco plantar y su función es imprescindible para tener una marcha normal.

fascia del pie, fascitis plantar

Imagine una cuerda gruesa de acero anclada a la pared. Si tiramos mucho del cable… ¿se romperá? Probablemente se romperá antes la pared. Esto es lo que pasa con la fascia. Es muy muy dura. Por esto, siempre se inflama en su origen: el hueso calcáneo. Por esto aparece el típico dolor en el talón. La molestia es más intensa por la mañana con los primeros pasos, al levantarse de la silla en la oficina o bien al final del día, cuando hay más inflamación.

Goma elástica comparada a la fascia

El dolor generalmente desparece solo. En un plazo entre dos o cuatro semanas la mayoría de la gente suele estar curada sin hacer grandes cosas, pero en un porcentaje de la gente esta patología se cronifica y sólo con tratamientos específicos conseguimos eliminar esta incómoda molestia de nuestro día a día.

Las plantillas para la fascitis plantar son la base del tratamiento. Con las plantillas personalizadas, previo estudio de la pisada del paciente, aseguramos que la fascia no se tense más de lo debido y favorecemos su curación. Son muy efectivas. Mucha gente sólo encuentra alivio, después de probar múltiples tratamientos, con su uso. A veces no es suficiente y debemos complementar el tratamiento con fisioterapia, infiltraciones… todo ello será más efectivo si las ortesis nos impiden que aparezca más inflamación. Por esto es el primer paso que se debe dar cuando el dolor no se resuelve por sí solo.

plantillas para la fascitis plantar

Unos simples ejercicios diarios para la fascitis plantar ayudan a la mayoría de la gente a mejorar los incómodos síntomas:

  • Estiramientos de la parte posterior de la pierna subidos a un escalón. Se debe mantener la postura al menos 60 segundos.
  • Estiramiento de la planta del pie con una pelota o botella, por la noche, durante 120 segundos por pie.
  • Estirar los dedos para arriba con la mano, durante 45 ó 60 segundos.

Si además somos deportistas, debemos buscar consejo profesional para estirar muy bien toda la musculatura de la parte de detrás de la pierna y el muslo, cuyo acortamiento o rigidez está estrechamente implicada en la aparición de esta patología.

Una vez que el paciente usa las plantillas, fácilmente adaptables a la vida diaria incluso al tacón, los síntomas remiten según pasan los días. En el caso de permanecer alguna molestia pasamos a la siguiente fase del tratamiento:

  • Masajes con un fisioterapeuta.
  • Infiltraciones: Tienen muy mala fama pero bien indicadas son extremadamente efectivas.
  • Ondas de choque

Por último, si nada ha sido efectivo, las revolucionarias técnicas quirúrgicas desarrolladas en los últimos años nos permiten alargar la fascia sin practicar ninguna incisión en la piel, sólo con la ayuda de agujas especiales que, con anestesia local, resuelven el cuadro desde el origen en unos pocos minutos.

Recomienda
Expertos en Fascitis plantar
Tenemos 62 preguntas y respuestas relacionadas con Fascitis plantar