UNCARTROSIS

¿Qué son las articulaciones uncovertebrales?

La columna cervical está integrada por siete vértebras cuyos rasgos morfológicos difieren de las doce vértebras del segmento dorsal y de las cinco vértebras lumbares. Las características de una vértebra cervical típica se pueden apreciar en la figura 1. 

 

 

Las articulaciones uncovertebrales también se conocen como articulaciones neurocentrales o articulaciones de Luschka, en honor a Hubert von Luschka, que las describió detalladamente en 1858. El nombre de uncovertebrales deriva del latín uncus, que significa “en forma de gancho” y hace referencia al aspecto de las apófisis laterales de los cuerpos de las vértebras cervicales que forman la parte inferior de estas articulaciones. Las articulaciones uncovertebrales, en número total de doce, unen lateralmente los cuerpos de las vértebras cervicales, desde la tercera hasta la séptima (figura 2).Estas articulaciones uncovertebralesestán limitadas en su parte interna por el disco intervertebral y por fuera están unidas por el ligamento uncovertebral. Las superficies óseas articulares están cubiertas por una fina capa de cartílago hialino y el interior de la cavidad está tapizada por una membrana sinovial. Detrás de cada apófisis unciforme emerge el nervio espinal, que sigue un canal situado por encima de la apófisis transversa de cada vértebra. Los discos intervertebrales unen los cuerpos de las vértebras entre sí y, además, entre cada dos vértebras existen otras articulaciones, las interapofisarias, cuyas carillas son aplanadas e inclinadas hacia abajo y hacia atrás.

En este breve apunte no es posible detallar todas las relaciones anatómicas de cada uno de los componentes de la columna cervical y nos centraremos en las articulaciones neurocentrales (articulaciones de Luschka o uncovertebrales).


 

¿Qué funciones tienen las articulaciones uncovertebrales?

Las articulaciones uncovertebrales limitan los movimientos de inclinación lateral (inflexiones laterales) de la columna cervical y contribuyen decisivamente a estabilizar este segmento espinal cuando se producen desplazamientos de las vértebras en sentido anteroposterior al ejecutar movimientos de flexión (inclinación hacia delante) y extensión (inclinación hacia atrás),actuando a modo de guía. Por su situación, las apófisis unciformes, protegen de las herniaciones laterales de los discos intervertebrales cervicales.

 

Uncartrosis.

El proceso degenerativo (artrósico) de las articulaciones uncovertebrales, aunque en grado paralelo al de los restantes grupos articulares de la columna cervical, es uno de los primeros en hacer su aparición. El núcleo pulposo (porción interna de los discos intervertebrales) sufre un proceso fisiológico de deshidratación y pierde altura. La flexibilidad de los discos se reduce de forma gradual, se producen fisuras y grietas. La pérdida de altura discal condiciona mayor estrés mecánico de las articulaciones interapofisarias y uncovertebrales, que experimentan deterioro progresivo del cartílago de sus superficies y proliferación de los rebordes óseos. Los cambios artrósicos de estas articulaciones ya empiezan a ser visibles a partir de los 30 años y, desde luego, son prácticamente constantes en adultos de más de 50 años (figura 3).

Las articulaciones uncovertebrales pueden sufrir inflamación y edema de su sinovial y de su cápsula en los movimientos bruscos, como los producidos en accidentes de tráfico con “latigazo cervical”. Son causa de dolor cervical y tortícolis. Además, los osteofitos posteriores de estas articulaciones pueden irritar o comprimir los nervios espinales cervicales desencadenando cervicobraquialgias (dolor irradiado hacia hombro, brazo y mano) con disestesias (hormigueos, pinchazos…), pérdida de fuerza en parte del miembro superior o pérdida de sensibilidad (hipoestesia).

 

El diagnóstico de uncartrosis se basa en datos de imagen. En general bastan las radiografías simples de la columna cervical (proyecciones frontales, figura 4). La tomografía computarizada proporciona imágenes más detalladas y permite perspectivas en varios planos, al igual que la resonancia magnética, pero no suele ser necesario recurrir a estas técnicas. No obstante, su solicitud está sujeta a la sintomatología del paciente y a los datos obtenidos por exploración. Así, la resonancia cervical está indicada cuando existen síntomas y signos  de compromiso de la médula espinal o de alguno de los nervios espinales.

No debe olvidarse que la uncartrosis forma parte de los procesos degenerativos cervicales(cervicoartrosis o espondiloartrosis cervical), que no siempre produce sintomatología y que, en muchos pacientes, es un hallazgo incidental. El tratamiento de la artrosis cervical sintomática es complejo e incluye medidas de higiene postural, analgésicos, antiinflamatorios no esteroideos, fisioterapia y medicamentos antiartrósicos de fondo (glicosamina, condroitina, diacereína…). No existen todavía estudios bien diseñados que permitan conocer el beneficio que proporcionan los fármacos de fondo en la cervicoartrosis, pero a partir de las observaciones clínicas y radiológicas, los datos sugieren efectos limitados y a largo medio o largo plazo. 

Recomienda
Tenemos 134 preguntas y respuestas relacionadas con Uncoartrosis
¿Tienes dudas de salud?

200 / 200

El número mínimo de carácteres para publicar són 15

Recuerda
  • Se breve y claro
  • Tu pregunta será anónima.
  • Contacta directamente con tu médico en caso de urgencia.