LAS RELACIONES SEXUALES

Todos los seres humanos somos sexuales y sexuados a lo largo de nuestra vida. Desde que nacemos hasta que morimos nuestro cuerpo responde sexualmente a una serie de estímulos que provienen de nuestro entorno o de nuestra imaginación. Estas respuestas, sin embargo, no se mantienen invariables a lo largo de la vida.

La respuesta sexual humana se refiere a una serie de cambios psicológicos, biológicos y sociales que se producen en nosotros cuando nos sentimos motivados sexualmente. Se trata de un proceso mediatizado por la educación, la cultura, la sociedad y las propias experiencias sexuales, por lo que puede variar de una persona a otra.

Tradicionalmente las relaciones sexuales se han asociado con la penetración, sin embargo las relaciones sexuales consisten en la experiencia de todos los sentidos: besos, caricias, miradas y expresiones verbales también juegan un papel importante.

Cuando atendemos a la respuesta sexual humana podemos diferenciar cuatro fases en las que pueden aparecer trastornos psicológicos —no debidos a enfermedades médicas— específicos denominadas disfunciones sexuales:

  1. Fase de Deseo: surge ante estímulos externos o internos. Se conoce como un estado de tensión psicosomática en el que la persona siente ganas de tener una experiencia sexual. Los trastornos asociados a esta fase son el deseo sexual hipoactivo (en el que existe poco o ningún deseo de tener relaciones sexuales) y el trastorno de aversión al sexo (la persona que lo sufre asocio el sexo con experiencias negativas y por tanto lo evita).
  2. Fase de Excitación: es la sensación subjetiva de placer sexual acompañado de signos fisiológicos como la erección en el hombre y la vasocongestión en el área pélvica, la lubricación vaginal y la tumescencia de los senos en las mujeres. Los trastornos asociados con esta fase son el trastorno de erección en el hombre y el trastorno de la excitación femenina.
  3. Fase de Meseta: se trata de un breve período antes del orgasmo.
  4. Fase Orgásmica: en los hombres es la sensación de eyaculación inevitable y en las mujeres contracciones de las paredes del tercio inferior de la vagina. Supone la liberación de la tensión sexual acompañada de una sensación placentera. En esta fase puede aparecer el trastorno conocido como eyaculación precoz y el orgasmo masculino o femenino inhibido ( ausencia o retraso persistente del orgasmo tras una fase de excitación sexual normal).

Además, existen otros trastornos sexuales relacionados con el dolor como la dispareunia (dolor genital recurrente asociado a la relación sexual, tanto en hombre como en mujeres) y el vaginismo (aparición persistente de espasmos voluntarios de la musculatura del tercio externo de la vagina que interfiere en el coito provocando malestar acusado).

Cuando aparece alguno de los trastornos relacionados con la respuesta sexual, tras descartar enfermedades médicas, los tratamientos de elección en la actualidad es la terapia psicológica de tipo cognitivo-conductual donde se aprende por medio de diferentes técnicas a mantener relaciones satisfactorias eliminando las disfunciones sexuales.

Como hemos indicado anteriormente la respuesta sexual está presente a lo largo de todo el ciclo vital:

  • En la infancia no se diferencia el deseo sexual de otros deseos, no hay eyaculación pero los niños y niñas pueden excitarse y experimentar cambios como el adulto en el ritmo cardíaco y respiratorio.
  • Durante la pubertad y la adolescencia aparece el deseo y la atracción sexual como tal. Se producen también grandes cambios físicos, psicológicos y sociales relacionados con la capacidad reproductiva.
  • La vejez supone el fin de la actividad reproductiva pero esto no implica el fin de la actividad sexual. En el hombre disminuye la producción de espermatozoides, baja el semen emitido en la eyaculación, mientras la mujer pierde elasticidad y la lubricación vaginal es menor. Sin embargo esto no quiere decir que no pueda haber deseo y conductas sexuales.

Si se ha tenido una vida sexual placentera y se mantienen las actividades, fantasías y sentimientos a lo largo de los años, tanto hombre como mujeres pueden tener una vida sexual rica en la vejez.

Recomienda
Expertos en Relaciones sexuales
Tenemos 232 preguntas y respuestas relacionadas con Relaciones sexuales
¿Tienes dudas de salud?

200 / 200

El número mínimo de carácteres para publicar són 15

Recuerda
  • Se breve y claro
  • Tu pregunta será anónima.
  • Contacta directamente con tu médico en caso de urgencia.